domingo, 26 de marzo de 2017

El Concilio de Trento en PDF



En los últimos tiempos la resistencia católica contra la Iglesia Conciliar se ha visto infiltrada por un
nuevo tipo de modernismo que si bien rechaza al actual usurpador de la Santa Sede, reivindica la figura de antipapa Ratzinger (alias Benedicto XVI). Este grupo de conservadores son modernistas porque en realidad adhieren a todos los errores condenados previamente y están en abierta comunión con los sucesores del usurpador Roncalli (antipapa Juan XXIII bis).

La única manera de resolver esta cuestión es estudiando la Santa Doctrina. Para ello debemos antes que nada volvernos a la Sagrada Escritura y el Testimonio de los Apóstoles, que fue transmitido fielmente de generación a generación. Es por ello que consideramos fundamental adentrarnos en el estudio del Concilio de Trento, penúltimo concilio ecuménico que se caracterizó por abordar tanto la Fe de la Iglesia como su disciplina.

El texto que aquí se presenta es la digitalización de la edición española de 1847, una traducción fiel y erudita del texto latino. Para descargarlo puede hacerlo simplemente con un clik sobre la imágen que acompaña a esta entrada o bien en este enlace.

sábado, 25 de marzo de 2017

Anunciación a la Bienventurada Virgen María

Anunciación de la Bienaventurada Virgen María



Texto Bíblico traducido por el R. P. Jünemann (Evangelio Según San Lucas 1, 26-38). Más abajo está el texto griego según la edición 28va del texto crítico Nestle-Aland.


26 Y en el mes el sexto fue enviado el ángel Gabriel de Dios, a una ciudad de Galilea, cuyo nombre Nazaret,
27 a una virgen desposada con un varón, cuyo nombre, José, de casa de David; y el nombre de la virgen, María.
28 Y, entrando a ella dijo: «Alégrate(k), agraciada(l): el Señor, contigo, bendita tú en mujeres(m
29 Y ella por la palabra perturbóse, y consideraba de dónde fuese esta salutación(n).
30 Y dijo el ángel a ella: «No temas, María; porque has hallado gracia delante de Dios.
31 Y he aquí, concebirás en vientre, y parirás hijo, y llamarás su nombre, Jesús.
32 Este será grande e Hijo del Altísimo será llamado; y darále Señor Dios el trono de David, su padre;
33 y reinará sobre la casa de Jacob por los siglos, y de su reino no habrá fin».
34 Y dijo María al ángel: «¿Cómo será esto, cuando varón no conozco?»
35 Y, respondiendo el ángel, díjola: «Espíritu santo vendrá sobre ti, y poder del Altísimo te sombreará; por esto también lo nacido santo será llamado Hijo de Dios.
36 Y he aquí, Elisabet, tu parienta, también ella ha concebido hijo en su vejez; y este mes el sexto es para ella la llamada estéril;
37 que no será imposible delante de Dios toda palabra».
38 Y dijo María: «He aquí la sierva del Señor; hágaseme según tu palabra». Y retiróse de ella el ángel.


Textus Receptus

26Ἐν δὲ τῷ μηνὶ τῷ ἕκτῳ ἀπεστάλη ὁ ἄγγελος Γαβριὴλ ἀπὸ τοῦ θεοῦ εἰς πόλιν τῆς Γαλιλαίας ᾗ ὄνομα Ναζαρὲθ
27πρὸς παρθένον ἐμνηστευμένην ἀνδρὶ ᾧ ὄνομα Ἰωσὴφ ἐξ οἴκου Δαυὶδ καὶ τὸ ὄνομα τῆς παρθένου Μαριάμ.
28καὶ εἰσελθὼν πρὸς αὐτὴν εἶπεν· χαῖρε, κεχαριτωμένη, ὁ κύριος μετὰ σοῦ.
29ἡ δὲ ἐπὶ τῷ λόγῳ διεταράχθη καὶ διελογίζετο ποταπὸς εἴη ὁ ἀσπασμὸς οὗτος. 
30Καὶ εἶπεν ὁ ἄγγελος αὐτῇ·
μὴ φοβοῦ, Μαριάμ, εὗρες γὰρ χάριν παρὰ τῷ θεῷ.
31καὶ ἰδοὺ συλλήμψῃ ἐν γαστρὶ καὶ τέξῃ υἱὸν
καὶ καλέσεις τὸ ὄνομα αὐτοῦ Ἰησοῦν.
32οὗτος ἔσται μέγας καὶ υἱὸς ὑψίστου κληθήσεται
καὶ δώσει αὐτῷ κύριος ὁ θεὸς τὸν θρόνον Δαυὶδ τοῦ πατρὸς αὐτοῦ,
33καὶ βασιλεύσει ἐπὶ τὸν οἶκον Ἰακὼβ εἰς τοὺς αἰῶνας
καὶ τῆς βασιλείας αὐτοῦ οὐκ ἔσται τέλος.
34εἶπεν δὲ Μαριὰμ πρὸς τὸν ἄγγελον· πῶς ἔσται τοῦτο, ἐπεὶ ἄνδρα οὐ γινώσκω;
35καὶ ἀποκριθεὶς ὁ ἄγγελος εἶπεν αὐτῇ·
πνεῦμα ἅγιον ἐπελεύσεται ἐπὶ σὲ
καὶ δύναμις ὑψίστου ἐπισκιάσει σοι·
διὸ καὶ τὸ γεννώμενον ἅγιον κληθήσεται υἱὸς θεοῦ.
36καὶ ἰδοὺ Ἐλισάβετ ἡ συγγενίς σου καὶ αὐτὴ συνείληφεν υἱὸν ἐν γήρει αὐτῆς καὶ οὗτος μὴν ἕκτος ἐστὶν αὐτῇ τῇ καλουμένῃ στείρᾳ·
37ὅτι οὐκ ἀδυνατήσει παρὰ τοῦ θεοῦ πᾶν ῥῆμα. 38εἶπεν δὲ Μαριάμ· ἰδοὺ ἡ δούλη κυρίου· γένοιτό μοι κατὰ τὸ ῥῆμά σου.  Καὶ ἀπῆλθεν ἀπ’ αὐτῆς ὁ ἄγγελος.





viernes, 24 de marzo de 2017

Nuevo escrito sobre el Antipapa de la Iglesia Conciliar

Cuatro años con el sexto antipapa

He recibido por correo electrónico el recordatorio del libro del autor que firma como Miles Christi, titulado "Cuatro años con Francisco" (sic). Los escritos de este autor se basan, principalmente, en haber recolectado las barbaridades salidas de la boca del señor Jorge M. Bergoglio. Este trabajo supera, con creces las primeras (y últimas) reacciones a la actual usurpación.

Personalmente, nada de lo que Bergoglio diga me sorprende, es un perfecto modernista. La única diferencia entre él y su antecesor Ratzinger es que éste era un intelectual y poseía una dialéctica mucho más "ilustrada" que la de su sucesor en el Antipapado que se viene desarrollando desde que Roncalli fue entronizado.

Otro grave problema que tiene el llamarle con el nombre de su antipapado radica en que estaríamos, dando pie a que alguien piense que nosotros reconocemos a los usurpadores anteriores a él como obispo Roncalli (Antipapa Juan XXIII Bis) o el sacerdote Ratzinger (que jamás fue siquiera obispo), aunque a él lo rechazamos, tal como hacen los neo-sedevacantistas al estilo Ceriani.

El trabajo de Miles Christi vale la pena ser leído y recomendado a los conservadores, a aquellos que diciéndose católicos siguen comulgando con el Novus Ordo, aquellos que diciéndose Católicos buscan de todas las maneras posibles darle alguna legitimidad a la situación actual. Tan sólo por eso, vale la pena leerlo y compartirlo. Si desea descargarlo, haga click aquí.



Alarma ante las producciones de la Iglesia Universal del Reino de Dios

Texto tomado de INFO Ries

Edir Macedo, dueño de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), ya había anunciado que estaba, junto a muchos profesionales del sector cinematográfico, planeando construir una trilogía de películas que van a tratar sobre su propia vida, tanto la personal como la profesional. La previsión es que todo esté listo en el año 2018. Sin embargo, incluso antes de salir de los papeles, Macedo ya se convierte en polémica por el hecho de que el portal TV Foco, citando información del portal UOL, tener noticia de que ya está seguro de que el pastor va a recibir el patrocinio de la ciudad de Río de Janeiro a través del apoyo financiero de la RioFilme, que vinculada a la Secretaría Municipal de Cultura de Río de Janeiro. Lo leemos en Pueblo y Sociedad Noticias.

Detalles de la polémica

De acuerdo con información procedente de la RioFilme, la Institución afirma que la actitud de patrocinar películas nacionales que tratan sobre temas variados “para el efectivo desarrollo de la industria audiovisual carioca”, dijo la asesoría de la empresa. Además de la RioFilme, la trilogía de películas sobre la vida de Edir Macedo también va a contar con el apoyo de la París Películas, que entrará en este proyecto con algunos recursos. La noticia causó revuelo en las redes sociales por parte de las personas a las que no les gusta la IURD y en consecuencia su líder. Pronto se ha asociado la imagen de Edir al alcalde de Río, Marcelo Crivella, que es miembro de la secta.

Al percibir el rumor en las redes sociales, la municipalidad de la ciudad de Río de Janeiro informó justificando y explicando lo ocurrido aclarando que “en ningún momento se ha pedido a RioFilme cualquier apoyo financiero para dicha película”, según dijo la oficina de prensa, en una nota pública. El alcalde también explicó que “las inversiones de la RioFilme son de conocimiento público y el resultado de sus edictos publicados en el Diario Oficial”, dijo, destacando que la empresa siempre está de puertas abiertas para la población en general, así como, también, para todos los medios de comunicación que quieran saber sobre qué proyectos RioFilme va a apoyar o no.

El protagonista en la realidad

Él ya fue detenido, perseguido y acusado de usar el nombre de Dios para ganar dinero. Desde que fundó la IURD, Edir Macedo colecciona en su trayectoria una serie de polémicas sobre su nombre y el de su secta. Adorado por unos, cuestionado por otros, el líder religioso ha visto su historia contada en un libro, escrito por Douglas Tavolaro en 2007. Éxito de ventas, se publicó años después de una trilogía en la que él mismo contaba sus recuerdos.

Después de ganar espacio en el mundo literario, la vida del “obispo” Macedo tendrá destacado también en las pantallas del cine. La productora París Películas anunció el pasado 8 de marzo que el largometraje cuenta la historia de Edir comenzará a grabarse en abril de este año. Con el nombre de Nada que perder –el mismo título que la trilogía–, la película tiene previsto su estreno para el primer semestre de 2018. Todavía hay muy poca información sobre los detalles de la película, el guión y el reparto, pero ya se sabe que el rodaje va a suceder en Río de Janeiro, Nueva York, Jerusalén y Johannesburgo.

Como se ha informado anteriormente, hay muy poca información sobre la ficha técnica de la película, sin embargo a París Películas ya se reveló el actor que revivirá el obispo en el cine: Petronio Castañeda. Ya consagrado en producciones de la Record, el actor formó parte del elenco de varias novelas de la casa. Interpretó también el papel de Aarón, del éxito de Los Diez Mandamientos.

Fundada en 1977, la IURD tuvo como creador a Edir Macedo, entonces con 32 años. A partir de ahí, muchos fieles comenzaron a llenar la pequeña iglesia donde se realizaban las enseñanzas del obispo, en Río de Janeiro. Y así, debido al crecimiento del número de miembros, hoy en día hay miles de templos dispersos por el Brasil y por el mundo.

Empezaban entonces las acusaciones contra el obispo Macedo. Entre ellas, la más preocupante para los cristianos: incluir el nombre de Dios para hacer uso del dinero recaudado en la secta, fruto de los diezmos pagados por los fieles. A pesar de todas las polémicas, la Universal no para de crecer, así como los asistentes. Actualmente, el Templo de Salomón, también blanco de las críticas, llegó a ser considerado como un punto turístico de Sao Paulo debido a la grandeza de su arquitectura

jueves, 23 de marzo de 2017

La "Madre divina" ha muerto

Tomado de INFO Ries

El pasado 4 de marzo falleció a los 92 años de edad la conocida como “Madre Divina” (Mother Divine), líder de la Misión de la Paz Internacional (MPI), una secta norteamericana muy poco documentada en español. La muerte de su dirigente es una buena ocasión para repasar los datos fundamentales de este grupo religioso contemporáneo, su historia y sus protagonistas. Lo hace Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES), en el portal Aleteia.

En el principio era el Padre Divino

Todo comenzó con George Baker (1880-1965), un ciudadano negro norteamericano que fundó en los años 30 –tiempo de profunda crisis económica y social en los EE.UU.– la Misión de la Paz. La Encyclopaedia Britannica señala que se trata de un importante precursor del movimiento de los derechos civiles. Después de trabajar como asistente de otro líder religioso evangélico, comenzó su propia carrera de predicador ambulante (“el Mensajero”), y fue en los años 30 cuando su vida tomó otra orientación al atribuirse un carácter divino, saliéndose así del cristianismo. En 1932 en Nueva York empezó a hacerse llamar “Padre Divino” y “Dios vivo y verdadero”. También fue una época en la que tuvo problemas legales y juicios que llegaron a su paso por la cárcel.

Las doctrinas de la MPI dejan clara esta divinidad del fundador, que se describe utilizando terminología cristiana. Cuando Baker fundó, como rama de la secta, un movimiento juvenil internacional, la declaración de fe de esta agrupación publicada en 1955 decía: “Desde lo profundo del corazón yo sé que el Padre Divino es Dios, la personificación de Dios en figura corporal. Yo creo que el Padre Divino está realizando las profecías bíblicas de la segunda venida de Cristo al mundo cristiano y de la venida del Mesías al mundo judío”.

Después vino la Madre Divina

En la declaración de 1955 que se ha citado más arriba podemos leer también: “Creo en el matrimonio bendito, santo, espiritual del Padre Divino con su esposa virgen inmaculada, la Madre Divina, que fue predestinada para esto antes ya de que estuviese en el mundo, y es símbolo de la Iglesia sin mancha ni arruga”.

¿Quién era la Madre Divina? En primer lugar hay que aclarar que con este nombre se conoce a dos mujeres: las dos esposas de George Baker. La primera, con la que se casó en torno a 1914, se llamaba Penninah, y era miembro de la secta (y, según aseguraban los mismos cónyuges, no consumaron su matrimonio). Como ya entonces, antes de su “endiosamiento”, los seguidores llamaban Padre Divino a su líder, su primera esposa también fue obsequiada en ocasiones con el título de Madre Divina. Murió en 1943, aunque se desconoce la fecha de la defunción, de la que Baker nunca habló.

En 1946 el controvertido Padre Divino se casó con su segunda esposa, que es la que acaba de fallecer. Se llamaba Edna Rose Ritchings, era canadiense y tenía 21 años. Como otros adeptos, la joven había abandonado a su familia para pasar a formar parte de la secta, en la que recibió un nombre nuevo: “Dulce Ángel”.

La unión llamó mucho la atención en su tiempo porque, aunque en Washington ya era legal el matrimonio entre negros y blancos, el líder tenía unos 65 años. Los adeptos se alegraron mucho de este enlace, y además de considerarla Madre Divina, la llamaron “Novia Virgen Inmaculada”, la encarnación de las enseñanzas de su esposo. Y no sólo eso: el espíritu de la primera mujer de Baker permanecía en ella. Tras la muerte del Padre Divino en 1965, Ritchings tomó las riendas de la MPI, vendió muchas de sus propiedades y se retiró a Philadelphia, según informa The Inquirer, con sus últimos seguidores. Uno de ellos, Roger Klaus, ha afirmado que la viuda del Padre Divino “era el amor personificado”.

Promoción de valores humanos y sociales

En los años 60, el experto Konrad Algermissen cifraba en un millón los adeptos a la MPI, a la que consideraba “una especie de comunismo cristiano”, ya que el Padre Divino “recibe las fortunas de los afiliados y las administra distribuyendo después los resultados” (Gran Enciclopedia Rialp). Algo que no está fuera de lugar, ya que en las doctrinas de la secta se lee: “creemos en el comunismo cristiano”.

Desde el comienzo el movimiento insistió en la hermandad de todos los seres humanos, dejando atrás cualquier discriminación racial. En la MPI cristalizó la lucha de los negros por sus derechos sociales y la búsqueda de la igualdad de oportunidades en la cultura norteamericana. Se declaran pacifistas y se basan en las enseñanzas de Jesucristo para delimitar sus normas morales.

Por ello, insisten en la obligatoriedad del amor al prójimo, la moderación y la sobriedad en las costumbres, la humildad, la abstención del alcohol y el tabaco… Conciben la vida del creyente como una progresión desde la conversión –que incluye la reparación de los males cometidos con anterioridad–, pasando por el estadio de “ángeles” –que supone la obediencia total al liderazgo de la secta– y, finalmente, la dedicación completa a la MPI –renunciando a los propios bienes y a las relaciones sexuales–.

Como curiosidad, cabe destacar que en los años 70 Jim Jones, el tristemente famoso “reverendo” que llevaría al final a la muerte a más de 900 de sus adeptos del Templo del Pueblo en Guyana, intentó hacerse con el liderazgo de la MPI aprovechando que ya había muerto su fundador –y declarando ser su “reencarnación”–. Sin embargo, la Madre Divina, descubriendo que Jones estaba reclutando a algunos de sus seguidores, le prohibió asistir a los cultos. El Templo del Pueblo, como se ha documentado abundantemente, mezclaba elementos cristianos y comunistas, de forma parecida a la MPI.

Ahora mismo, tras la muerte de la Madre Divina, no se sabe cuáles serán los derroteros que seguirá la secta, en constante declive. Tampoco se conoce cómo se dará la sucesión, pues no había planes. Según uno de sus adeptos, “confiamos en el espíritu del Padre y es lo que siempre hemos hecho”. Las escasas incorporaciones y el rechazo a las relaciones sexuales en el grupo hacen prever un corto futuro a una secta que se acerca a su extinción.

martes, 21 de marzo de 2017

El Jienete blanco: una respuesta

El Jienete blanco
Una respuesta de Jorge Rodriguez

A continuación reproducimos un comentario de nuestro querido lector, comentarista asiduo y hermano en Cristo, Jorge Rodriguez, que se publicó en el estudio bíblico de John Jairo

Con respecto a:

"Para ir desvelando la identidad del misterioso jinete del caballo blanco, hay que partir de la base que tal jinete no es Nuestro Señor, ya que dicho personaje viene a establecer un reinado acá en la tierra, y como Jesús mismo lo dijo:”Mi reino no es de este mundo” (Jn 18,36); pero para comprobarlo, hay que buscar respuestas en la Biblia y en visiones de santos católicos como san Cesáreo, san Francisco de Sales, etc."

Lo tengo que contradecir por completo, p. Ej la Biblia de Straubinger trae:

Jn 18:36 Replicó jesús: "Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores combatirían a fin de que Yo no fuese entregado a los judíos. Mas AHORA mi reino no es de aquí."

El "ahora", que también está en la Vulgata (nunc autem) se lo suelen saltear muchas traducciones. Esta claro que no invalida si no, por al contrario, profetiza que su reino sera de aquí, mas adelante, tal como viene descrito en el capítulo XX del Apocalipsis. La mayoría de las cosas que el autor de este post atribuye al gran monarca, son profecías sobre el reino milenario de Jesucristo. No hay otro rey en la profecía mas que Jesucristo, y "todo el honor el poder y la gloria" son para Jesucristo. ¿Es que alguien puede creer por un momento que prácticamente todo el Apocalipsis este tratando de otro personaje que no es Jesucristo?

Otra cosa, cambiar el orden de las cartas porque así como están no encajan en el sistema del "gran monarca" es jugar, digamos, poco limpio. Evidentemente la ultima carta tiene reproches lo que demuestra que no se esta refiriendo al susodicho personaje gran monarca sino a tiempos de enfriamiento de la fe o apostasía.

lunes, 20 de marzo de 2017

El jinete del caballo blanco de Apocalipsis

En las líneas que siguen se presenta un estudio bíblico realizado por uno de los lectores de Sursum Corda. El autor es John Jairo (reservo su apellido porque no le consulté al respecto) y creo que, si bien podemos no estar de acuerdo en algunos aspectos con las conclusiones a las cuales él arribó, es obligación tener un fundamento, y en todo caso, Biblia en mano, contestar.
Aclaro que mi postura es sobre el tema, la tradicional, pero espero poder dedicarle el tiempo que corresponde al presente estudio bíblico.



EL JINETE DEL CABALLO BLANCO DE APOCALIPSIS Y SU RELACIÓN CON LAS CARTAS A LAS SIETE IGLESIAS DE ASIA Y EL REINO DE LOS MIL AÑOS

En Ap 19,11-16 se lee:”Entonces vi el cielo abierto y había un caballo blanco: el que lo monta se llama” fiel y veraz” y juzga y combate con justicia. Sus ojos, llama de fuego; sobre su cabeza, muchas diademas; lleva escrito un nombre que sólo él conoce, viste un manto empapado en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios. Y los ejércitos del cielo, vestidos de lino blanco y puro,  le seguían sobre caballos blancos. De su boca sale una espada afilada para herir con ella a los paganos; él los regirá con cetro de hierro; él pisa el lagar del vino de la furiosa ira de Dios, el Todopoderoso. Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: -Rey de Reyes y Señor de Señores-“.
Tradicionalmente se ha relacionado al jinete del caballo blanco con Nuestro Señor Jesucristo, pero si hacemos un análisis más detallado, teniendo en cuenta las características que lo describen, y haciendo una comparación con otros textos bíblicos que hacen referencia a la misma persona, nos llevaremos una gran sorpresa. Cabe aclarar que el jinete del caballo blanco de Ap 6, 1-2, es el mismo personaje, al igual que se hace mención de él en Ap 12,5 y en otros textos.
Si nos remitimos al libro de los Hch 1,9-11 donde se hace referencia a la ascensión de Nuestro Señor Jesucristo leeremos:”Y dicho esto, fue levantado en presencia de ellos, y una nube blanca le ocultó a sus ojos. Como ellos estuvieran mirando fijamente al cielo mientras él se iba, se le presentaron de pronto dos hombres vestidos de blanco que les dijeron:- Galileos, ¿por qué permanecéis mirando al cielo? Éste Jesús, que de entre vosotros ha sido llevado al cielo, volverá así tal como lo habéis visto marchar al cielo”. Analizando el texto, notamos que Jesús ascendió en una nube, en ningún momento se menciona un caballo blanco, y como nos dice más adelante, así tal, volverá en la Parusía. 
Para ir desvelando la identidad del misterioso jinete del caballo blanco, hay que partir de la base que tal jinete  no es Nuestro Señor, ya que dicho personaje viene a establecer un reinado acá en la tierra, y como Jesús mismo lo dijo:”Mi reino no es de este mundo” (Jn 18,36); pero para comprobarlo, hay que buscar respuestas en la Biblia y en visiones de santos católicos como san Cesáreo, san Francisco de Sales, etc.
Primero tenemos que entender que las cartas a las iglesias de Asia no se refieren a siete edades de la iglesia, como erróneamente lo plantearon teólogos católicos en la antigüedad, o algunos más recientes, entre ellos el fallecido pastor protestante William Branham, y aquellos que han seguido su interpretación; no, las cartas a las iglesias de Asia son una prefigura de mensajes en siete etapas de la vida de  un individuo en
particular y siete pruebas, por así decirlo, que tiene que pasar ( Nótese que es Nuestro Señor quien envía el mensaje a cada iglesia y al final de cada uno aparece la expresión “al vencedor”, en forma singular), donde después de superarla se le concede un premio (una corona); pero curiosamente San Juan las dejó escritas en forma desordenada. Si las leemos tal como están vamos a notar, por ejemplo, que en la primera carta (Éfeso) se le felicita por detestar el proceder de los nicolíatas, pero en la tercera carta (Pérgamo), se le recrimina porque mantiene a algunos que sostiene el proceder de dichas personas, no sería lógico esto. Nótese también que la última carta (Laodicea) es la que contiene la mayor cantidad de reproches, donde debiera ser la que muestre que éste personaje ha progresado mucho en virtudes. Usando la lógica, el orden correcto de las cartas a las iglesias debe ser el siguiente: la primera debe mostrar a un individuo sin virtudes, y que recibe por gracia de Dios, el llamado a servirle, el cual, a medida que va progresando en cada etapa, logra, al final, demostrar que está preparado para asumir la misión para la cual fue llamado. Teniendo claro esto, el orden correcto sería así: 7-5-3-1-2-4-6.
 El apóstol y evangelista San Juan era muy dado a poner en sus escritos claves en forma numérica, por ejemplo, la identidad del anticristo está encriptada con el número 666, y nos deja el desafío: “Que el inteligente calcule”; (Cabe aclarar que en la época que se escribió el Apocalipsis, no se empleaban los números arábigos). Si analizamos el orden dado arriba, notaremos que el número 1  ocupa el centro de la serie, los números pares se encuentran a la derecha y los impares a la izquierda de dicho centro, y se van alejando de él de dos en dos. Siguiendo éste orden, al leerlas, veremos que las cartas llevan una secuencia lógica, así, la primera carta a leer es la número 7, y así sucesivamente. Luego, al terminar dicha lectura, y sabiendo que cada iglesia, es decir, cada etapa superada por el jinete blanco, le trae como recompensa una corona, tenemos que tal jinete termina con siete coronas (diademas). Recordemos que Ap 19,12 dice: “Sus ojos, llama de fuego; sobre su cabeza, muchas diademas…”.
 Para afianzar más ésta parte, tenemos que devolvernos a Ap 6, 2: “Miré y había un caballo; y el que lo montaba tenía un arco; se le dio una corona, y salió como vencedor y para seguir venciendo”. En la primera manifestación del jinete aparece que se le dio una corona, es decir, acababa de vencer; el texto dice:” se le dio una corona, y salió como vencedor”, pero más adelante continúa:”y para seguir venciendo”, dando a entender que le tocaba continuar con su misión personal, es por esto, que al leer Ap 19,12 descrito arriba ya muestra al personaje con muchas diademas, o sea, ya estaba listo para asumir su misión. Éste punto nos aclara por qué en el mensaje a las iglesias de Asia, al finalizar cada carta, siempre dice:”al vencedor”.
Continuando nuestro análisis, al leer Ap 19,11-16, notaremos que aparecen dos nombres que lo identifican:
1- Se llama “Fiel y Veraz” (Ap 19,11)
2- Su nombre es “La Palabra de Dios” (Ap 19,13)
Aparte de estos nombres, nos dice el texto que lleva escrito:
1- Un nombre que sólo él conoce (Ap 19,12)
2- Un nombre en su manto y en su muslo: Rey de Reyes y Señor de Señores (Ap 19,16)
El nombre es lo que identifica a una persona, pero como vemos, aquí no aparece un nombre propio, sino más bien, características personales que nos definen al personaje, para que podamos saber de quién se trata. Leamos Ap 3,12, y descubriremos algo impresionante, el texto dice: “Al vencedor le pondré de columna en el Santuario de mi Dios, y no saldrá fuera ya más; y grabaré en él el Nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que baja del cielo enviada por mi Dios, y mi Nombre nuevo”. Como vemos, Nuestro Señor Jesucristo le promete al vencedor  engalanarlo con tres nombres, que al compararlos con los cuatro nombres de arriba, veremos que se relacionan con tres de ellos, de la siguiente manera:
1- El Nombre de mi Dios, se relaciona con” La Palabra de Dios”.
2- El nombre de la ciudad de mi Dios, se relaciona con “Un nombre en su manto y en su muslo: Rey de Reyes y Señor de Señores”.  Esto da a entender que el personaje que queremos conocer va a reinar en el mundo entero, teniendo su sede en Jerusalén (el Gran Monarca, predicho en muchas profecías)  luego que sea vencido el falso profeta y  la bestia. El manto significa  realeza, y el muslo es una simbología usada por San Juan para indicar el pueblo de Israel, pero convertido al cristianismo; recordemos cuando Jacob peleó con el ángel, y éste le tocó el muslo, es decir, le dejó una marca, y luego, le cambió el nombre de Jacob por el de Israel, denotando una conversión (cfr. Gn 32,2329).
3- Mi Nombre nuevo se relaciona con “Fiel y Veraz”. Aquí aparece Jesús hablando en primera persona, refiriéndose a él mismo, como aparece en Ap 3,14: “Al ángel de la iglesia de Laodicea escribe: Así habla el Amén, el Testigo Fiel y Veraz, el Principio de la creación de Dios. 
Teniendo identificada la relación de  éstos tres nombres, queda faltando “Un nombre que sólo él conoce”. Esta relación la encontramos en Ap 2,17: “El que tenga oídos oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: al vencedor le daré maná escondido; y le daré también una piedrecita blanca, y grabado en la piedrecita, un nombre nuevo que nadie conoce, sino el que lo recibe”.
Entonces,  así tenemos que Ap 19,12  se relaciona con Ap 2,17.
Existen, además de los nombres descritos arriba, otras características que describen al Gran Monarca, como por ejemplo, cuando dice en Ap 19,15:”De su boca sale una
spada afilada para herir con ella a los paganos; él los regirá con cetro de hierro”. Este pasaje nos da a entender que él tiene el arma más letal que pueda tener cualquier cristiano: La palabra de Dios (cfr Hb 4,12), y la parte donde dice que él las regirá con cetro de hierro, al  volver al texto del mensaje a las iglesias de Asia, se notará  que una de las coronas que le promete Nuestro Señor al vencedor es precisamente eso (cfr Ap 2,26-27)
Aparte de todo lo descrito anteriormente, una de las misiones del Gran Monarca ungido por Dios, después que sean derrotadas la  bestia y el falso profeta sin intervención humana, y se establezca el reino de los mil años, y antes de todo esto, es hacer parte de la vendimia del fin de los tiempos, como se menciona en Ap 14,17-20. Hay que comprender que existen diferencias entre la siega y la vendimia que se van a dar en el tiempo final. La siega es el proceso de separación de los buenos y los malos como lo menciona  Jesús en  Mt 13,24-30 (la parábola de la cizaña) y en Ap 14,14-16 (nótese que aquí si se menciona la nube blanca cuando se hace referencia a Él), lo cual es una labor explícita de Nuestro Señor y sus ángeles. Participar en la vendimia en cambio, sí es una misión del Gran Monarca, puesto que se nos dice que él viste un manto empapado en sangre y que pisa el lagar del vino de la furiosa ira de Dios(cfr Ap 19,13; 19,15), lo cual es una indicación de haber participado en tal misión. Pero hagamos un recorrido por el Antiguo Testamento, donde se nos dan pistas sobre este acontecimiento. En Gn 49,10-12 se lee:” No se irá cetro de mano de Judá, bastón de mando de entre sus piernas, hasta que venga el que le pertenece, y al que harán homenaje los pueblos. El que ata a la vid su borrico y a la cepa el pollino de su asna, el que lava en vino su túnica y en sangre de uvas su sayo”. Aquí nos deja claro Jacob que va a venir un rey al que harán homenaje los pueblos, el cual tomará el cetro que pertenecía a Judá, y que además lava en vino su túnica, pero ¿qué querrá decir esto?; Para comprender este asunto, tenemos que remitirnos a Is 63,1-6:
” ¿Quién es ése que viene de Edom, de Bosrá, con ropaje teñido de rojo? ¿Ése del vestido esplendoroso, y de andar  tan esforzado?-Soy yo que hablo con justicia, un gran libertador. –Y ¿por qué está de rojo tu vestido y tu ropaje como el de un lagarero?-El lagar he pisado yo solo; de mi pueblo no hubo nadie conmigo. Los pisé con ira, los pateé con furia, y salpicó su sangre mis vestidos, y toda mi vestidura he manchado. ¡Era el día de la venganza que tenía pensada, el año de mi desquite era llegado! Miré bien y no había auxiliador; me asombré de que no hubiera quien apoyase. Así que me salvó mi propio brazo, y fue mi furia la que me sostuvo. Pisoteé a pueblos en mi ira, los pisé con furia e hice correr por tierra su sangre”.
Aquí vemos claramente que la Palabra se refiere a un gran libertador que viene de Edom de Bosrá, al término de un combate del cual sale victorioso (la vendimia). Pero ¿cuál es ése pueblo?; veamos:
 Edom era el pueblo formado por los descendientes de Esaú, hermano de Jacob, lo cual aparece claro en Gn 36,1, Gn 36,9 y otros textos; dicho pueblo habitaba el sur del mar muerto, en el monte seir. En un principio, los Edomitas eran un pueblo pagano que vivía separado de los israelitas, pero durante el reinado de Juan Hircano I (134-102 A.C), sobrino de Judas Macabeo, el cual conquistó Edom, se dio la conversión forzada de sus habitantes al judaísmo (cabe aclarar que la palabra” judaísmo” proviene de los descendientes de la tribu de Judá que habitaban Judea, y no representa el total de las tribus israelitas). Tiempo después, antes de la llegada de Nuestro Salvador Jesucristo, el judaísmo había adoptado un culto talmúdico, dejando de lado el culto mosaico, influenciados por los edomitas conversos; es por este motivo que en los evangelios siempre se ve a Jesús criticando el proceder de los fariseos, saduceos y el poder sacerdotal de la época, ya que éstos habían abandonado el verdadero culto a Dios y lo habían remplazado por preceptos de hombres. 
Esta constante en el culto judío se conserva hasta nuestros días, es decir, que los que se autoproclaman el “pueblo elegido de Dios”, en realidad son descendientes de los edomitas y deberían llamarse talmúdicos cabalistas, ya que su religión tiene muchas raíces del paganismo y el esoterismo que lo disfrazan con culto israelita para confundir a los que desconocen la realidad. Nosotros los cristianos sabemos que el pueblo hebreo del antiguo testamento, es decir, la descendencia de Abraham, era una prefigura del verdadero pueblo elegido al cual nos incorporamos al hacernos cristianos (cfr Ga 3,16). Es más, si continuamos indagando en la historia, descubriremos que la mayoría de judíos actuales son descendientes de los Ashkenazis, que era un pueblo nómada que habitó Europa del este: Polonia, Rusia, Alemania y Asia Occidental, y nada tenían que ver con el pueblo hebreo. Conociendo esto, se podría decir que los “judíos” actuales son en realidad edomitas Ashkenazis que basan su “religión” en tradiciones talmúdicas y cabalistas y no en la torá, es decir, no representan al pueblo hebreo descendientes de los patriarcas. Basta ver la estrella de seis puntas que adorna la bandera del estado de Israel, la cual representa la estrella del dios Renfán, adorado por los hebreos en el desierto (cfr. Hch 7,43 y Am 5,26). 
El símbolo de los hebreos siempre ha sido la menoráh o candelabro de siete brazos, y es curioso que hayan preferido incluir en su bandera un símbolo esotérico descartando el verdadero símbolo de ellos. Todo esto los delata, por eso Nuestro Señor en Ap 2,9 los menciona como la sinagoga de Satanás, los que se llaman judíos sin serlo.

Sabio es Nuestro Señor y poderoso su espíritu que nos ilumina para conocer la verdad, y como lo dijo en su Palabra:”Estén en la Verdad y la Verdad os hará libres”. Conociendo todo lo descrito en este estudio sustentado bíblicamente, cabe cuestionarnos de qué lado queremos estar, y como dijo Sn Pablo:”Examinad qué es lo que agrada al Señor, y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, antes bien, denunciadlas” (Ef. 5, 10-11).