viernes, 9 de diciembre de 2016

Santa Hildegarda de Bingen y la ciencia medieval

Santa Hildegarda de Bingen y la ciencia medieval
Conferencia


Es un placer para mi informarles que la Fundación Tridentina por los Valores Clásicos, presidida por el Licenciado Eduardo Llorente, está organizando la última conferencia de este año. El título de la misma será "Santa Hildegarda de Bingen y la ciencia medieval" y estará a cargo de Marcelo Inbrogno.


La misma se realizará el día lunes 19 de diciembre a las 19 horas en Ayacucho 1556, Salón de usos múltiples. Al finalizar la misma se procederá a un brindis para despedir el año.

Las conferencias son absolutamente gratuitas y la entrada es totalmente libre, no obstante, creemos, desde Sursum Corda que es necesario dar nuestro apoyo y sostén económico a este tipo de eventos. Si usted desea colaborar con una pequeña donación puede hacerlo vía depósito bancario con los siguientes datos:




BANCO ITAU ARGENTINA S. A
Cuenta en pesos argentinos N° 32847121005
CBU 2590059210328471210054 
CUIT 30-71417346-0 
A nombre de: Fundación Tridentina por los valores clásicos 

jueves, 8 de diciembre de 2016

Akasthisos Himno a la Bienaventurada Virgen María

AKASTHISOS




Salve, por ti resplandece la dicha;
Salve, por ti se eclipsa la pena.
Salve, levantas a Adán, el caído;
Salve, rescatas el llanto de Eva.

Salve, oh cima encumbrada a la mente del hombre; 
Salve, abismo insondable a los ojos del ángel. 
Salve, tú eres de veras el trono del Rey;
Salve, tú llevas en ti al que todo sostiene.

Salve, lucero que el Sol nos anuncia;
Salve, regazo del Dios que se encarna.
Salve, por ti la creación se renueva;
Salve, por ti el Creador nace niño.

Salve, ¡Virgen y Esposa! 
Salve, ¡Virgen y Esposa!



Salve, tú guía al eterno consejo;
Salve, tú prenda de arcano misterio.
Salve, milagro primero de Cristo;
Salve, compendio de todos los dogmas.

Salve, celeste escalera que Dios ha bajado;
Salve, oh puente que llevas los hombres al cielo. 
Salve, de angélicos coros solemne portento;
Salve, de turba infernal lastimero flagelo.

Salve, inefable, la Luz alumbraste;
Salve, a ninguno dijiste el secreto.
Salve, del docto rebasas la ciencia;
Salve, del fiel iluminas la mente.

Salve, ¡Virgen y Esposa! 
Salve, ¡Virgen y Esposa!



 Salve, oh tallo del verde Retoño; 

Salve, oh rama del Fruto incorrupto. 
Salve, al pío Arador tú cultivas; 
Salve, tú plantas quien planta la vida. 
Salve, oh campo fecundo - de gracias copiosas; 

Salve, oh mesa repleta - de dones divinos. 

Salve, un Prado germinas - de toda delicia; 

Salve, al alma preparas - Asilo seguro.

Salve, incienso de grata plegaria; 
Salve, ofrenda que el mundo concilia. 
Salve, clemencia de Dios para el hombre; 
Salve, del hombre con Dios confianza. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, Nutriz del Pastor y Cordero; 
Salve, aprisco de fieles rebaños. 
Salve, barrera a las fieras hostiles; 
Salve, ingreso que da al Paraíso. 
Salve, por ti con la tierra - exultan los cielos;

Salve, por ti con los cielos - se alegra la tierra. 

Salve, de Apóstoles boca - que nunca enmudece;

Salve, de Mártires fuerza - que nadie somete. 

Salve, de fe inconcuso cimiento; 
Salve, fulgente estandarte de gracia. 
Salve, por ti es despojado el averno; 
Salve, por ti revestimos la gloria. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, oh Madre del Sol sin ocaso; 
Salve, aurora del místico Día. 
Salve, tú apagas hogueras de errores; 
Salve, Dios Trino al creyente revelas. 
Salve, derribas del trono - al tirano enemigo;

Salve, nos muestras a Cristo - el Señor y el Amigo.

Salve, nos has liberado - de bárbaros ritos;

Salve, nos has redimido - de acciones de barro. 

Salve, destruyes el culto del fuego; 
Salve, extingues las llamas del vicio. 
Salve, camino a la santa templanza; 
Salve, alegría de todas las gentes. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, levantas al género humano; 
Salve, humillas a todo el infierno. 
Salve, conculcas engaños y errores; 
Salve, impugnas del ídolo el fraude. 
Salve, oh mar que sumerge - al cruel enemigo; 

Salve, oh roca que das de beber - a sedientos de Vida.

Salve, columna de fuego - que guía en tinieblas; 

Salve, amplísima nube - que cubres el mundo.

Salve, nos diste el Maná verdadero; 
Salve, nos sirves Manjar de delicias. 
Salve, oh tierra por Dios prometida; 
Salve, en ti fluyen la miel y la leche. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, azucena de intacta belleza; 
Salve, corona de noble firmeza. 
Salve, la suerte futura revelas; 
Salve, la angélica vida desvelas. 
Salve, frutal exquisito - que nutre a los fieles; 

Salve, ramaje frondoso - que a todos cobija.

Salve, llevaste en el seno - quien guía al errante;

Salve, al mundo entregaste - quien libra al esclavo.

Salve, plegaria ante el Juez verdadero; 
Salve, perdón del que tuerce el sendero. 
Salve, atavío que cubre al desnudo; 
Salve, del hombre supremo deseo. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, mansión que contiene el Inmenso; 
Salve, dintel del augusto Misterio. 
Salve, de incrédulo equívoco anuncio; 
Salve, del fiel inequívoco orgullo. 
Salve, carroza del Santo - que portan querubes;

Salve, sitial del que adoran - sin fin serafines. 

Salve, tú sólo has unido - dos cosas opuestas:

Salve, tú sola a la vez - eres Virgen y Madre.

Salve, por ti fue borrada la culpa; 
Salve, por ti Dios abrió el Paraíso. 
Salve, tú llave del Reino de Cristo; 
Salve, esperanza de bienes eternos. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, sagrario de arcana Sapiencia; 
Salve, despensa de la Providencia. 
Salve, por ti se confunden los sabios; 
Salve, por ti el orador enmudece. 
Salve, por ti se aturden - sutiles doctores; 

Salve, por ti desfallecen - autores de mitos; 

Salve, disuelves enredos - de agudos sofistas; 

Salve, rellenas las redes - de los Pescadores. 

Salve, levantas de honda ignorancia; 
Salve, nos llenas de ciencia superna. 
Salve, navío del que ama salvarse; 
Salve, oh puerto en el mar de la vida. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, columna de sacra pureza; 
Salve, umbral de la vida perfecta. 
Salve, tú inicias la nueva progenie; 
Salve, dispensas bondades divinas. 
Salve, de nuevo engendraste - al nacido en deshonra;

Salve, talento infundiste - al hombre insensato. 

Salve, anulaste a Satán - seductor de las almas;

Salve, nos diste al Señor - sembrador de los castos. 

Salve, regazo de nupcias divinas; 
Salve, unión de los fieles con Cristo. 
Salve, de vírgenes Madre y Maestra; 
Salve, al Esposo conduces las almas. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 




Salve, oh rayo del Sol verdadero; 
Salve, destello de Luz sin ocaso. 
Salve, fulgor que iluminas las mentes; 
Salve, cual trueno enemigos aterras. 
Salve, surgieron de ti - luminosos misterios;

Salve, brotaron en ti - caudalosos arroyos. 

Salve, figura eres tú - de salubre piscina;

Salve, tú limpias las manchas - de nuestros pecados. 

Salve, oh fuente que lavas las almas; 
Salve, oh copa que vierte alegría. 
Salve, fragancia de ungüento de Cristo; 
Salve, oh Vida del sacro Banquete. 
Salve, ¡Virgen y Esposa! 



Salve, oh tienda del Verbo divino; 
Salve, más grande que el gran Santuario. 
Salve, oh Arca que Espíritu dora; 
Salve, tesoro inexhausto de vida. 
Salve, diadema preciosa - de reyes devotos;

Salve, orgullo glorioso - de sacros ministros. 

Salve, firmísimo alcázar - de toda la Iglesia;

Salve, muralla invencible - de todo el Imperio. 

Salve, por ti enarbolamos trofeos; 
Salve, por ti sucumbió el adversario. 
Salve, remedio eficaz de mi carne; 
Salve, inmortal salvación de mi alma. 
Salve, ¡Virgen y Esposa!

Inmaculada Concepción de la Virgen María

Alejandro VII 
BULA SOLLICITUDO OMNIUM ECCLESIA



Bula sobre las Inmaculada Concepción de María santísima
8 de diciembre de 1661  


a) Solicitud del Papa Alejandro por la integridad de la doctrina católica

Por cuanto Nos, por la voluntad y providencia de Dios óptimo máximo, llevamos, aunque por los méritos y la labor indigno, la solicitud de todas las Iglesias, ésta nos mantiene ansiosamente atentos y vigilantes, a fin de que se eviten los escándalos que por la corrupción y fragilidad de la humana naturaleza necesariamente han de sobrevenir, que se origine el menor número posible de ellos y que los ya nacidos se remuevan cuanto antes y con la mayor diligencia, pues, los que los causan sufren el daño cierto del pecado, y los que los reciben están expuestos al real peligro de caer; por lo cual, movido por la responsabilidad de Nuestro oficio pastoral, Nos no sólo lamentamos sobremanera el daño sino que asiduamente damos Nuestras decisiones.

b) La doctrina sobre la Inmaculada Concepción por todos admitida

Antigua es la piedad de los fieles cristianos para con la Santísima Virgen María, que sienten en su alma, que en el primer instante de su creación e infusión en el cuerpo, fue preservada inmune de la mancha del pecado original, por singular gracia y privilegio de Dios, en atención a los méritos de su Hijo Jesucristo, Redentor del género humano, y que, en este sentido, veneran y celebran con solemne ceremonia la fiesta de su concepción; y ya crecido su número, y después que Sixto IV, de feliz recordación, publicara sus Constituciones Apostólicas, renovadas y mandadas observar por el Concilio de Trento, en que recomienda este culto, éste aumentó. Nuevamente fue incrementada y propagada esta devoción y culto a la Madre de Dios después de erigirse, con la aprobación de los Romanos Pontífices, monasterios de órdenes religiosas y confraternidades en honor de ese nombre y después de concederse indulgencias en el mismo sentido de tal suerte que, cuando la mayoría de las Universidades y las más célebres de entre ellas se plegaron a esa doctrina, casi todos los católicos lo admitían.

c) Prohibición de enseñar la doctrina contraria

Y porque con ocasión de la afirmación contraria en los sermones, lecciones, conclusiones y actos públicos en el sentido de que la misma beatísima Virgen María, fue concebida con el pecado original, con gran ofensa de Dios, se originaron escándalos para el pueblo cristiano, altercados y disensiones, prohibió el Papa Pablo V, también Predecesor Nuestro, enseñar y predicar la opinión contraria a dicha sentencia; esta prohibición fue extendida por el Papa Gregorio XV, de piadosa memoria, igualmente Predecesor Nuestro, a las conversaciones privadas, mandando, además, en favor de esta sentencia que en la celebración tanto pública como privada del Santo Sacrificio de la Misa se empleara sólo el nombre de la Concepción.

d) Continuaron los ataques a la doctrina de Inmaculada

Por cuanto todos los venerables hermanos Obispos con sus capítulos Eclesiásticos, en cartas dirigidas a Nos, añadiéndose a ellas también la insinuación de Nuestro amadísimo hijo en Cristo Felipe, rey católico de las Españas quien envió acerca de esto como representante especial al venerable hermano Luis, Obispo de Piacenza, el que nos transmitió las súplicas de los mismos reinos españoles en el sentido de que algunas personas que, contraviniendo dichas prohibiciones, afirman tal opinión contraria, continúan impugnando la opinión mencionada o haciendo ludibrio de ella tanto pública como privadamente, o interpretan el favorecimiento que prestaron los Romanos Pontífices al culto y a la fiesta, de tal modo que quede frustrado; y aún niegan que la Romana Iglesia esté en favor de esta sentencia y del culto que, a base de ella, se rinde a la Santísima Virgen, osando perturbar a los fieles cristianos en su casi pacífica posesión de donde nacen y perduran las ofensas, los escándalos, y altercados que Pablo V y Gregorio XV, Nuestros Predecesores querían ver evitados, y se temen, ocasionalmente todavía, en el porvenir con razón y prudencia mayores males que estos para los adversarios de esta sentencia; por lo cual tanto dichos Obispos con sus capítulos eclesiásticos como el citado rey Felipe nos hicieron solicitar con instancia oportuno remedio.

e) Para refirmar el culto se renuevan las constituciones y declaraciones de los Predecesores

Nos, considerando que la Santa Romana Iglesia celebra solemnemente la festividad de la Inmaculada siempre Virgen María, y que dispuso en otro tiempo un oficio especial y propio acerca de esto, conforme a la piadosa, devota, y laudable práctica que entonces emanó de Sixto IV, Nuestro Predecesor: y queriendo, a ejemplo de los Romanos Pontífices, Nuestros Predecesores, favorecer a esta laudable piedad y devoción y fiesta, y al culto en consonancia con ella, y jamás cambiado en la Iglesia Romana después de la institución del mismo, y (queriendo), además, salvaguardar esta piedad y devoción de venerar y celebrar la Santísima Virgen preservada del pecado original, claro está, por la gracia proveniente del Espíritu Santo; y deseando conservar en la grey de Cristo la unidad del espíritu en los vínculos de la paz (Efes. 4, 3), apaciguados los choques y contiendas y, removidos los escándalos: en atención a la instancia a Nos presentada y a las preces de los mencionados Obispos con los cabildos de sus iglesias y del rey Felipe y de sus reinos; renovamos las Constituciones y decretos promulgados por los Romanos Pontífices, Nuestro Predecesores, y principalmente por Sixto IV, Pablo V y Gregorio XV en favor de la sentencia que afirma que el alma de Santa María Virgen en su creación, en la infusión del cuerpo fue obsequiada con la gracia del Espíritu Santo y preservada del pecado original y en favor también de la fiesta y culto de la Concepción de la misma Virgen Madre de Dios, prestado, según se dice, conforme a esa piadosa sentencia, y mandamos que se observe bajo las censuras y penas contenidas en las mismas Constituciones.

f) Las penas a que se exponen los que contravienen esta Constitución.

Y además, a todos y cada uno de los que continuaren interpretando las mencionadas Constituciones o decretos, de suerte que anulen el favor dado por éstas a dicha sentencia y fiesta o culto tributado conforme a ella, u osaren promover una disputa sobre esta misma sentencia, fiesta o culto, o hablar, predicar, tratar, disputar contra estas cosas de cualquier manera, directa o indirectamente o con cualquier pretexto, aún examinar su definibilidad, o de glosar o interpretar la Sagrada Escritura o los Santos Padres o Doctores, finalmente con cualquier pretexto u ocasión por escrito o de palabra, determinando y afirmando cosa alguna contra ellas, ora aduciendo argumentos contra ellas y dejándolos sin solución, ora discutiendo de cualquier otra manera inimaginable; fuera de las penas y censuras contenidas en las Constituciones de Sixto IV, a las cuales queremos someterles, y por las presentes les sometemos, queremos también privarlos del permiso de predicar, dar lecciones públicas, o de enseñar, y de interpretar, y de voz activa y pasiva en cualesquiera elecciones por el hecho de comportarse de ese modo y sin otra declaración alguna en las penas de inhabilidad perpetua para predicar y dar lecciones públicas, enseñar e interpretar; y que no pueden ser absueltos o dispensados de estas cosas sino por Nos mismo o por Nuestros Sucesores los Romanos Pontífices; y queremos asimismo que sean sometidos, y por las presentes sometemos a los mismos a otras penas infligibles, renovando las Constituciones o decretos de Paulo V y de Gregorio XV, arriba mencionados.

g) Prohibición de publicar libros o escritos contrarios a esta sentencia

Prohibimos, bajo las penas y censuras contenidas en el Índice de los libros prohibidos, los libros en los cuales se pone en duda la mencionada sentencia, fiesta o culto conforme a ella, o se escribe o lee algo contra esas cosas de la manera que sea, como arriba queda dicho, o se contienen frase, sermones, tratados y disputas contra las mismas, editados después del decreto de Paulo V arriba citado, o que se editaren de la manera que sea en lo porvenir por expresamente prohibidos, ipso facto y sin más declaración.

Nos prohibimos a todos, adhiriéndonos a las Constituciones de Sixto IV, afirmar que los que sostienen la opinión contraria, conviene a saber, que la gloriosa Virgen María fue concebida con el pecado original, incurren en el crimen de herejía o cometen un pecado grave mortal ya que la Iglesia Romana y la Sede Apostólica aun no lo han decidido, como que tampoco Nos de ningún modo queremos o intentamos decidir por ahora; los que no obstante osaren condenar la opinión contraria por incursa en herejía, pecado mortal o impiedad, los sancionamos, además de las penas a las que los condenan el Papa Sixto IV y los otros Romanos Pontífices, Nuestros Predecesores, con otras más graves penas que infligimos más arriba a los que contravienen esta Nuestra Constitución.

h) Orden de proceder contra los infractores

Queremos que tanto los Obispos y prelados superiores y los otros ordinarios de lugar establecidos contra la perversidad herética como los inquisidores nombrados en cualquier parte del mundo, procedan contra los que quebrantan esta Nuestra Constitución pertenezcan aun a los regulares de cualquier orden o instituto, también de la Compañía de Jesús y a los exentos de cualquier manera y a todas las otras personas eclesiásticas y seculares de cualquier estado, grado, condición o dignidad tanto eclesiástica como secular que se pretenda, los inquieran y los sancionen estrictamente. Nos concedemos e impartimos con la autoridad e intención a todos y cada uno de ellos la libre facultad y autoridad de proceder contra los transgresores, de inquirir e imponer penas y castigarlos; y si se prefiere, les imponemos y mandamos estrictamente que procedan, investiguen y castiguen.

i) No valdrá ningún privilegio para exceptuarse.

No obstarán las Constituciones o cualesquiera indultos ni las cartas apostólicas de cualquier modo concedidas a cualesquiera personas por más calificadas que sean y constituidas en cualquier dignidad y honor, aunque sea el del cardenalato, patriarcado, arzobispado, episcopado o cualquier otro aun cuando contra ellos no pueda procederse, ni ponerles en entredicho, ni suspenderlos ni excomulgarlos. Para la debida o suficiente derogación de ellas y de todas debe hacerse de todos ellos y de cada uno en particular mención especial, específica, individual y expresa, palabra por palabra, pero no por cláusulas generales aunque importantes, o ha de observarse otra delicada forma, tal vez las palabras mismas como si al pie de la letra fuesen insertadas, teniendo las presentes por suficientemente expresadas e insertas, en este orden expresa y especialmente derogamos por más que se opongan otras cosas cualesquiera.

j) Orden estricta de publicación universal de estas disposiciones.

Pero para que esta Constitución y todo lo anterior llegue del modo más conveniente al conocimiento de todos los interesados, obligamos y mandamos, en virtud de la santa obediencia y bajo pena de la privación de la entrada en la iglesia en que incurrirán, que todos y cada uno de los Ordinarios de lugar y sus Vicarios, sufragáneos y cualesquiera oficiales y a todos los demás a quienes de algún modo incumbe y corresponde, en cuanto juzguen convenir esta Nuestra Constitución a todos predicadores y otros de su diócesis o distrito, comuniquen oportunamente y publiquen, y hagan comunicar y publicar para que en adelante nadie pueda de ningún modo pretender ignorancia de lo anterior o pueda excusarse en contra de lo anterior.

k) Disposición papal de publicación y vigencia de la Constitución y las copias.

Nos queremos e igualmente con la misma autoridad decretamos y mandamos que las presentes cartas como de costumbre se publiquen y se coloquen, por algunos de Nuestros empleados judiciales en las puertas de las Basílicas de San Juan de Letrán y del Príncipe de los Apóstoles y de la Cancillería Apostólica ya a la vista del Campo de Flora en la Ciudad Eterna; esa colocación y publicación afecta y constriñe a todos y cada uno de los que incumbe observarla como si se les hubiera intimado personalmente; y cuanto a las copias de ella, también las impresas, firmadas personalmente por un notario y munidas del sello de alguna persona constituida en dignidad eclesiástica ha de dárselas, además, que debe darse a las presentes Letras cuando acaso se presenten y exhiban, la misma fe.

Dado en Roma, bajo el anillo del Pescador, el 8 de Diciembre de 1661.

Alejandro, Papa VII

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Fe católica o fe barroca

La Fe Católica o la fe barroca



Muchas personas con buena voluntad, gustan llamarse a sí mismos "tradicionalistas". En el aspecto socio-religioso dentro del "catolicismo" podemos distinguir, cuando menos a tres grupos:


  • Aquellas personas que se oponen a las innovaciones y cambios recientes y que prefieren conciliar de alguna manera las doctrinas modernas que son predicadas y llevadas a la práctica por la Iglesia nacida del Concilio Vaticano II (a la que llamamos "Iglesia Conciliar").
  • Aquellos que rechazan al Concilio en todo o en partey han erigido un apostolado independiente de esas autoridades, aún cuando las reconocen formalmente.
  •  Aquellas personas que rechazan el Concilio Vaticano II, y reconocen que la Iglesia que emanó de dicha reunión conciliar no es la Iglesia de Cristo porque enseñó una doctrina y una fe nueva, y por lo tanto, desconcen a las autoridades de dicha Iglesia (en todos sus niveles).


Estos tres grupos tienen muchas cosas en común: apego a una retórica moral hacia las costumbres de la década de 1950, un rechazo general hacia las políticas estatales liberales (separación entre la Iglesia y el Estado), un fuerte nacionalismo y un apego a usos litúrgicos antiguos. Existe, entre estos tres grupos una disputa, no obstante, sobre quienes son los verdaderos tradicionalistas y que es la tradición, aún cuando todos comparten que la tradición es aquello que se transmitió desde antiguo.

Resulta interesante leer, verbigracia, a algunos de los exponentes de estas posturas y nos topamos que confunden el término traditio, del cual procede el vocablo tradición, con el griego ἀρχαϊκός. Debemos insistir en que se trata de ἀρχαϊκός y no de ἀρχαῖος. Mientras que traditio significa "transmitir", "entregar", el término ἀρχαϊκός sirve para designar aquello que es anticuado o que se encuentra en des-uso, que ya no se utiliza, que fue remplazado. Aquello que es ἀρχαϊκός es preferible por cuestiones estéticas, por un apego subjetivo y no es el producto de la aplicación de las potencias intelectivas del hombre. Dicho de otra manera, el ἀρχαϊκός vendría a significar una desconfianza de todo lo que es nuevo por el hecho de serlo en sí mismo. Hay una seguridad con lo antiguo, con lo que, se cree, existió desde siempre y por ese hecho debe ser preservado, y aquí está la clave, aún cuando no se conozca el porqué.

El término ἀρχαϊκός proviene del vocablo ἀρχαῖος, el cual vale para designar aquello que existe desde el origen, no aquello que ha sido transmitido, sino aquello que existía en un pasado remoto y que ha venido a ser, desde entonces, exactamente como es ahora.

Conviene entonces observar como estos términos se aplican o no a los "tradicionalistas".

Por empezar tenemos a aquellos que, diciéndose católicos, reconocen al Concilio Vaticano II como fruto del Espíritu Santo y admiten todas sus reformas, aunque intentan amalgamarlas con lo que ellos llaman ἀρχαῖος: la Misa Tridentina, la moral y las prácticas pías anteriores a la década de 1960. Uno de los más claros exponentes de esta noción de traditio fue el Papa de la Iglesia Conciliar del Vaticano II, Joseph Ratzinger/Benedicto XVI. Sus actuales exponentes son las congregaciones reconocidas por la misma Iglesia emanada del Concilio que tolera el bi-ritualismo: la Misa de Paulo VI con la Misa de San Pío V, o Misa Tridentina. El segundo grupo, en cambio, rechazan el Concilio o buena parte del mismo, pero reconcen a dichas autoridades como legítimas. Es el caso de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X y del grupo que ahora encabeza Monseñor Richard Williamson. El tercero está compuesto por los sedevacantistas, que rechazan tanto al Concilio como a quienes lo han llevado adelante.

No obstante, cuando nos adentramos en la mentalidad "tradicionalista" descubrimos que ellos en realidad no se apegan a aquello que fue transmitido desde antiguo, aquello que hemos recibido desde la época de los Apóstoles, sino, lamentablemente, a lo que ellos imaginan es ἀρχαῖος. Si ellos siguieran realmente lo ἀρχαῖος, no podrían admitir ni tolerar la Misa Tridentina, ya que:

  • La misma fue codificada y reformada primero por el Concilio de Trento.
  • A los pocos años de ser promulgada comenzó a sufrir una serie de reformas que llegó hasta la época de Pío XII.
  • La moral de mitad del Siglo XX es relajada comparada con la de los primeros cristianos.
  • El bautismo de los primeros cristianos era por inmersión, algo que los católicos de rito latino ya no conservan.
  • Las Misas primitivas se hacían en latín en Roma, porque era la lengua franca y vernácula. De hecho hay códices que muestran que el latín usado era muy diferente al que emplearon Virgilio o el mismo San Agustín.
  • En las Misas primitivas, los fieles comulgaban bajo las dos especies, se celebraba de cara al pueblo en muchas ocasiones y no había un ritual uniforme, salvo la fórmula de consagración, que aún presentó variantes en Roma hasta la Reforma Gregoriana.

El tradicionalismo, por lo tanto, ha levantado su  su programa y su lucha, no por la fe católica practicada por los cristianos desde lo ἀρχαῖος, sino en los usos y prácticas barrocas que fueron sucesivamente modificadas hasta poco antes del Siglo XX. Estos tradicionalistas, por lo tanto, han puesto el acento, no en la tradición en sí misma sino en lo que para ellos la tradición representa: la Misa Latina, las mantillas, las puntillas, las colas de las capas. Se trata, la más de las veces, de un culto meramente exotérico, es decir, externo, superficial, no profundizado, sin conocimiento de lo que el rito significa, de lo que el rito mismo representa. Han confundido la expresión de la fe, con la fe misma. Se abandonaron a la estética barroca. Barroco proviene del portugués barrôco, que designa a aquellas perlas deformadas y feas. Una fe barroca es una fe deformada, una fe que ha perdido la forma, que se ha des-centrado de Cristo. Y como es una fe descentrada, como es una fe basada en el rito, es una fe débil, maleable. Convincente para las mentes débiles, buena para los hambrientos, pero en realidad, se trata de una dieta carcinógera, de una dieta falsa que debilita al alma al punto que los fieles no pueden reconocerla, y por lo tanto, se apegan a los líderes "tradicionalistas".

¿Ignoran estos tradicionalistas que durante todo el Concilio Vaticano II se celebró la Misa Tridentina? ¿Ignoran estos tradicionalistas que aquellos obispos y cardenales que tanto citan en sus sermones y ponen como ejemplo, se formaron en seminarios que seguían las normas tridentinas? ¿Ignoran estos tradicionalistas que los mismos obispos y sacerdotes que con tanta devoción predicaban los domingos la Fe de Cristo y que tan puntillosamente vigilaban la separación de los sexos en las Misas, fueron los mismos que condujeron a los fieles a la apostasía en masa con Paulo VI a la cabeza?

La tradición en realidad no es el uso externo, sino algo interno, algo que va por dentro del hombre. Es aquello que efectivamente se transmitió de generación en generación y por lo cual, los cristianos preferían morir en el Circo Romano. Era aquella fe que profesaban en el bautismo, muchas veces poco antes del martirio.

Recordemos aquella regla “lex credendi, lex orandi”, la ley de la fe, es la ley de la oración. No al revés. Nuestro Señor Jesucristo no desaprobó las tradiciones de los fariseos, sino su tradicionalismo. No dijo a las multitudes que lo seguían que desoyeran lo que los escribas y fariseos decían, sino que no se guiaran de sus actos. Por eso los llamó hipócritas, por eso Juan el Bautista los llamó "raza de vívoras". Ese tradicionalismo farisíaco era ignorante de la Verdad, de aquella Verdad que vino al Mundo, de aquella Luz que los hombres no quisieron ver. Cristo mismo puso a Nicodemo en evidencia de la ignorancia de éste.

La tradición es aquello que se nos ha transmitido, es la Fe Católica, integra, completa, sin mancha ni obscurecimiento alguno. Pueden haber algunas diferencias de opinión acerca de cuestiones derivadas de ella, ora litúrgicas (los distintos ritos como el Latino, el Bizantino, el Maronita), ora intelectuales (las diferencias entre los molinistas y los tomistas acerca de los auxilios de la Gracia), mas todos decimos “Amen” a las palabras de Nuestro Señor “Yo soy la Verdad”, y la verdad es perenne, no cambia, no puede cambiar.

¿La Tradición Católica es para nosotros sinónimo de Misa en Latín? Si es así, el mote tradicionalistas cae como anillo al dedo y el que así se siente puede asistir sin ningún problema a una misa “celebrada” por un “sacerdote” de la FSSP. Pero si para nosotros la Tradición Católica es la fidelidad a la Fe que Cristo nos transmitió, y que sus Apóstoles guardaron, y que la Iglesia (Una, Santa, Católica y Apostólica) ha mantenido por dos milenios, entonces comprendemos el verdadero significado de la Tradición.

No somos “tradicionalistas”. Debemos rechazar esa denominación. Ser tradicionalista es ser consevador, es gustar de lo arcaico por el hecho de que es viejo. Es el fetiche del anticuario, el celo del guarda del museo.

Nosotros no somos, ni siquiera “católicos tradicionales”.

Somos católicos.

Nuestra fe es la fe del Credo, no creemos en una Iglesia Tradicionalista, sino en Una Iglesia, la cual es Santa, Católica y Apostólica, fuera de la cual no hay salvación ni perdón de los pecados.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Las desviaciones del ícono

Las desviaciones del ícono
Tomado del Taller San Andrés



El iconógrafo debe volverse transparente a la Gracia, impregnarse de los textos evangélicos y litúrgicos y guardarse de cualquier sentimentalismo. La tradición iconográfica le ofrece un cuadro conveniente para expresar su propia inspiración, para dirijir sus interpretaciones y para orientar su creatividad.


Generalidades

El icono rechaza las formas conmovedoras de la devoción, celebra la verdad y la luz. Se abstendrá del deslizamiento hacia el narrativo y el historicismo sobrecargándose de detalles cronológicos y de una gestual teatral. Es la actualización de lo intemporal y de lo sagrado manifestándose por la calma y la serenidad de los personajes representados. El icono es la expresión de la centralidad y de la unidad en el tema tratado, de la sobriedad por su composición y sus inscripciones, de la simplicidad por sus formas esenciales, de la pureza en sus colores y sus luces, de la transparencia en su técnica y de la fuerza en el movimiento que expresa.


La Adoración de los Magos 
Creta. Siglo XVI.


Icono narrativo en que la multiplicidad de los personajes crea una gran confusión y hace perder de vista el tema tratado. Impresión de horizontalidad y dominio de lo anecdótico. En otros casos, una complicación similar puede ser producida por un excesivo número de elementos arquitectónicos.



Sofía, la Sabiduría divina construyó su casa.
Novgorod. Siglo XVI


Hacia mediados del siglo XVI en Rusia, los iconos se llenan de símbolos y de motivos alegóricos. Este ilustra el texto de los Proverbios X, 1-6: mientras que la personificación de la Sabiduría aparece en el medallón de la izquierda, el registro inferior representa a los criados que deguellan el ternero, preparan el vino y ponen la mesa - alusión evidente a la Eucaristía. Desde la cumbre de la torre, el rey Salomón se dirige a su pueblo, mientras que la Virgen al Niño, receptáculo de la Sabiduría, aparece en el medallón de la derecha. El sentido de la composición no es expresado por el ritmo o por la expresión, sino por los símbolos alegóricos: pues el icono pasa del mundo de la contemplación hacia el de la ilustración que requiere un esfuerzo mental del que quiere descifrar la complejidad de sus metáforas.



El manierismo

El manierismo consiste en favorecer la técnica sobre el sentido. Se expresa en todos los tiempos, pero principalmente a partir del final del siglo XVI de varias maneras:

- por movimientos amplios y exagerados de los personajes sin razón suficiente con relación al tema presentado.
- por expresiones preocupadas o atormentadas, por rasgos de cara demasiado acentuados. Las características psicológicas o individuales de los santos deben estar presentes pero tratadas por medio de una estilización adecuada que excluye la exageración y favorece la transparencia (ver el icono de San Pablo por Andrei Rublev que expresa a la perfección la interioridad y la fuerza del teólogo).
- por una profusión de detalles tratados con la virtuosidad de un miniaturista.
- por el dibujo de la ropa que se amolda demasiado a la morfología humana.
- por florituras demasiado importantes y una complejidad superflua en los elementos de arquitectura.
- por detalles realistas o anecdóticos que acentúan la dimensión terrestre de los episodios representados.
- por un gran número de inscripciones.
- por la utilización de la alegoría que favorece el aspecto didáctico de la imagen sobre su función de soporte de contemplación.


La Anunciación 
Sinaí. Siglo XII

En vez de adoptar la vigorosa simplicidad de las dignas y tranquilas figuras de este tiempo, la composición de este icono favorece la complejidad de un movimiento remolinante de un refinamiento extremo. Con una rara elegancia, las personajes esbozan gestos delicados y amanerados (la salutación del Arcángel Gabriel). La tensión dramática es acentuada por los juegos de reflejos, que animan toda la superficie del icono cuyo equilibrio se rompe por la desproporción entre el lugar ocupado por el fondo de oro y el de los personajes.


Dormición de San Efrén..
Escuela cretense. Siglo XV.

Además de los acentos del más puro estilo bizantino, este icono toma prestado elementos realistas que caracterizan la pintura italiana del tiempo: la tendencia miniaturista, los paisajes encantadores, los detalles pintorescos, y también una inclinación para la monocromía y la narración.
El iconógrafo debe dejar los detalles de este mundo esfumandose en la luz divina del icono.



Madre de Dios, alegría de los afligidos. 
Rusia. Siglo XIX.

Icono tardivo que ilustra la decadencia de la iconografía rusa: las decoraciones florales, las nubes, la figuración del sol y de la luna, la sobrecarga de los distintos elementos componiendos este icono obligaron al autor a dar explicaciones escritas que, lejos de clarificar el sentido, sólo entorpecen el conjunto.


Cristo Pantocrator 
Rusia. Siglo XVIII. 

Lo que salta a la vista de esta cara realizada con mucha técnica y delicadeza y a pesar del respeto para el módulo bizantino de los tres círculos, son los cejas. En efecto la aparencia de la nariz demasiada larga y de la frente estrechada viene porque las cejas son demasiadas altas con relación a los ojos, y presentan una curva demasiada pronunciada. Este produce una cierta extrañesa en la mirada. La función de las cejas es la de sostener la mirada y darle vida, aquí, parecen independientes de los ojos debido a su alejamiento y a su forma. El contraste demasiado acentuado y el límite demasiado marcado entre el negro del pelo y la encarnación clara dañan la armonía del conjunto. La finura extrema del dibujo de la barba, la precisión de los espirales de la cabellera así como los detalles de la decoración de la ropa dan a este icono un carácter amanerado que lo priva de presencia.


Madre de Dios, "Piedra arrancada del monte"
(Himno acatista), 
Solovski. Siglo XVI.

La munificencia de la decoración y la libertad extrema con la que el artista pintó el trono de la Madre de Dios, la dilatación de las líneas y de las formas llevan a crear la impresión de la inmensidad y de la terrible belleza del cosmos, en el que Cristo aparece como el Soberano. ¿Pero qué Cristiano podría rezar en paz delante de este icono?

martes, 29 de noviembre de 2016

Raelianos creen que Jesús fue clonado por los Elohim

Tomado de InfoRIES

Claude Vorilhon, un periodista francés y cantante de poca monta, tuvo una revelación que le cambió la vida en diciembre de 1973. Mientras paseaba, vio un extraterrestre saliendo de una nave. El alien, en francés, le comunicó un mensaje que él debía transmitir a la humanidad entera. Venía del planeta de los Elohim, seres con avanzada tecnología que crearon a los humanos en un laboratorio. Es el fundador y líder espiritual del Movimiento Raeliano, que dice tener 80.000 seguidores en el mundo y solo 17 en Chile. Antonieta Müller es la guía nacional del movimiento. Este es un extracto de la entrevista que le concedió a El Diario de Santiago.

- Están en una campaña para instalar en Chile la futura embajada de los extraterrestres cuando vuelvan a la Tierra. ¿Más o menos de qué se trata esto?

- El plan de la embajada se creó desde que los Elohim, los seres que viven en otro planeta, le entregaron los mensajes a Rael en el año 73.

- ¿Quién es Rael?

- El último profeta enviado por los Elohim. Él es EL mensajero. Pero no ha sido el único. Anteriormente han sido Abraham, Moisés, Buda, Mahoma. Y, bueno, Jesús es el profeta más conocido. Y también fue enviado por los Elohim. Son alrededor de 40 profetas que han enviado los Elohim a la Tierra. Pero Rael es el último. En el año 73, ellos le hicieron saber que habíamos sido creados por una civilización de científicos que vino a la Tierra para crearnos. Y también le expresaron la idea de que los ayudáramos, construyéndoles una embajada para que ellos vinieran por última vez a la Tierra. Es así como Rael fundó el Movimiento Raeliano, principalmente para crear esta embajada. Ahora el proyecto, como tal, tiene definiciones que los mismos Elohim han propuesto.

- ¿En serio?

- Sí. Ellos le han dicho a Rael cómo deben ser las salas, los sistemas asépticos y lo que ellos necesitarían para que la embajada sea acogedora para ellos.

- Desde el año 73, ha avanzado mucho la tecnología. ¿Los Elohim no han modificado sus requerimientos acorde a los nuevos tiempos?

- Lo que pasa es que ellos tienen 25.000 años más de tecnología que nosotros. Con decirte que cuando llegaron por primera vez a la Tierra, tuvieron tecnología avanzada para crear la vida en nuestro planeta.

- ¿Hace cuánto tiempo llegaron los Elohim por primera vez a la Tierra?

- Hace 25.000 años, cuando crearon la atmósfera en la Tierra. Y pasaron 12.000 años preparando la Tierra para poder crear la vida. Lo que te estoy diciendo corresponde a los seis primeros días de los que habla la Biblia. La Biblia dice que Dios creó el primer día el cielo y la tierra. Y en el séptimo día, al hombre a imagen y semejanza suya. Para nosotros, cada día de los que habla la Biblia corresponde a dos mil años de trabajo de los Elohim en la Tierra. Y a los 13.000 años, los Elohim crearon al hombre.

- Y después, ¿cuánto tiempo más vivieron acá?

-Entre cinco mil y seis mil años entre los hombres, y los influenciaron en cuanto a conocimiento. Por eso algunos hombres vivieron muchos años. Hubo gente que vivió 500, 900 años, porque estaban ayudando a los Elohim.

- ¿Quiénes eran esas personas?

- La respuesta es muy específica. Cuando vivieron en la Tierra, los Elohim ya conocían cómo aumentar la edad en las personas con una cirugía especial –que aún nosotros no conocemos– por lo que hubo personas que fueron elegidas para vivir más tiempo. Ejemplos de ellos son Noé y Matusalén. Esa gente vivía hasta los mil años. Pero después vino el Diluvio, hace seis mil años, que fue creado por los mismos Elohim.

- ¿Por qué?

- La administración de este planeta consideró que la creación en la Tierra estaba demasiado violenta. Y el creado quiso superar a su creador. La gente humana quería llegar al planeta de los Elohim para destruirlo y ya tenían cierta ciencia como para poder viajar a ese planeta. Por eso los Elohim decidieron destruir el planeta que habían creado y borrar a todos los seres. Puedes leer el tema de Sodoma y Gomorra. Por eso es que hubo 40 días de agua y todo se inundó. Y existió Noé, que según la historia oficial es un señor que en un barquito puso una vaca, un toro y un perrito para cuidar la creación. Pero no fue así. No fue un barquito, sino que una nave espacial, la que se llevó una célula de cada animal que estaba creado para después clonarlo.

- ¿Nos podrían eliminar nuevamente?

- No. Ellos decidieron no volver a intervenir la humanidad, que fuéramos nosotros quienes superemos nuestras barreras y defectos y avancemos en nuestra ciencia de manera lenta. No sé si has escuchado de Adán y Eva y el árbol de la vida, o sea, del conocimiento. Los Elohim entregaron mucho conocimiento a la primera generación de creados, pero con ese conocimiento la gente se aprovechó.

- Los Elohim, ¿también crearon a Adán y Eva?

- Sí, pero crearon muchos Adán y Eva. Y fueron siete razas. Y todas nacieron de un experimento en laboratorios. La raza humana fue creada a partir de células, del ADN, que se sacaron de la misma Tierra. De hecho, compartimos el mismo ADN de animales y plantas. Y según cómo tú elijas el ADN, será un ser humano o no. Y eso hicieron con nosotros.

- ¿Los Elohim han clonado gente?

- Bueno, Jesús fue clonado por los Elohim. La resurrección de Jesús es una clonación. Hace dos mil años la ciencia no tenía el concepto de la clonación. Por eso se usó la palabra resurrección.

- ¿Y cómo hicieron para clonarlo?

- Jesús es un profeta enviado por los Elohim, hijo de Yahvé, por lo que tenían al alcance sus células.

- ¿Jesús es el único clonado?

- Gandhi y Mahoma también han sido clonados. Para los raelianos, las personas que han hecho cosas importantes para la humanidad, podrían ser clonadas en el planeta de los eternos, que es de los Elohim. Una persona que nunca escuchó el mensaje de los raelianos, pero que hizo mucho por la humanidad, fue Gandhi. O la Madre Teresita de Calcuta. Lo más probable es que ella esté clonada en el planeta de los eternos. Hay personas que Rael ha nombrado como guías honorarios, mientras están en la Tierra, y que han hecho bien por la humanidad, como Michael Jackson.

- ¿Por qué él?

- Con su música, arte y baile le llevó mucha alegría a la humanidad.

- Pero Michael Jackson tenía un lado un tanto cuestionable. Por ejemplo, que haya rechazado ser negro y se haya cambiado el color de piel.

- La gente inventa muchas cosas. Y el hecho de que él rechazara ser negro, no es cuestionable. Nosotros fuimos creados para ser hombres libres. Y como somos seres libres, podemos tomar decisiones en libertad, como cuando te alisas el pelo si lo tienes crespo.

- ¿Los Elohim podrían haber clonado a Michael Jackson?

- No lo sabemos. Pero con toda la tecnología que tienen, capaz que sí.

- Cuando los Elohim vuelvan a la Tierra, ¿vendrán solo ellos o con gente que han clonado?

- Los extraterrestres volverán a la Tierra con Jesús, Buda y Mahoma clonados y vivos.

- ¿Farkas es un buen ejemplo para los Elohim?

- Para mí, Farkas no es un enviado de los Elohim, pero es una persona notable, un millonario con corazón. Y sabe que mientras más da, más va a recibir. Tiene dichos muy notables: sueñen, porque los sueños se pueden hacer realidad. Los Elohim deben estar orgullosísimos de Farkas. Stephen Hawking, es otro ejemplo. Einstein, también. La genialidad se liga a gente que es pacífica y que ha logrado vencer su violencia.

La embajada extraterrestre

- La embajada que quieren construir, ¿la pretenden hacer aquí en Chile u otro país?

- La embajada está solicitada por los Elohim para que sea construida en Israel.

- ¿Por qué allá?

- Porque los judíos son hijos sanguíneos de los Elohim. De ahí que los judíos digan que son el pueblo elegido. En el tiempo que los Elohim vivieron en la Tierra, con la gente ya creada, tuvieron hijos con las mujeres que habían creado. Porque encontraban que eran hermosas y tuvieron hijos, y esos hijos de su sangre son el pueblo judío.

- No te creo. O sea, los judíos tienen sangre extraterrestre…

- Sí. Ahora qué pasa. Al pueblo de Israel y a sus primeros ministros se les ha solicitado en varias ocasiones que se haga la embajada, pero no ha habido respuesta. Mientras tanto, todos los raelianos están proponiendo que sus países sean los patrocinantes para construir la embajada que reciba a los extraterrestres. Cuando un país diga “ok, acepto hacer la embajada en Chile”, por ejemplo, se le va a preguntar por última vez a Israel si acepta hacer la embajada en su país. Y si no quieren, se haría en Chile o en otro país.

- Si fuese aquí, ¿en qué lugar tendría que ser? ¿Han visto algún terreno?

- No. El terreno es lo de menos. Lo importante es que tiene que ser autorizado por el gobierno. Pero debería reunir ciertas condiciones especiales.

- ¿Cómo cuáles?

- Debe ser un terreno que cuente con 4 kilómetros cuadrados, que no es mucho, para que aterricen las naves. Y tiene que estar ubicado en un terreno extraterritorial. Es decir, el terreno no puede ser invadido ni por tierra ni por aire.

- ¿Han tenido conversaciones con el gobierno chileno?

- Sí, el 28 de abril del año pasado le hice llegar una carta con esta petición a la presidenta Bachelet.

- ¿Te respondió?

-En un par de meses, me entregó su respuesta: “esto pasará a manos de la Onar, la Oficina Nacional de Asuntos Religiosos”. Y es así como me he entrevistado dos veces con Humberto Lagos, el director de ONAR, que tiene ya en sus manos el proyecto entero.

- ¿Y se ve algo de interés?

- No descartó nada. Me dijo que por qué no podríamos hacer una embajada extraterrestre, si Chile ya ha otorgado terrenos para otros grupos religiosos. Imagínate, no sabes la cantidad de dinero que podría entrar al país teniendo esta embajada. Es muchísimo. Vendría gente de todos los países a conocerla. Es el lugar donde todo el mundo querrá estar. Es el futuro. La gente paga por ver ruinas, pero acá podría ver su futuro.

- ¿En qué momento los extraterrestres harían su arribo a la Tierra?

- Ellos han dado como fecha límite el 2035. O sea, puede ser a partir de ahora y como máximo el 2035.

- ¿Por qué el 2035 y no otro año?

- Creo en el fondo de mi corazón, que pusieron esa fecha porque estimaron que la Tierra y la humanidad estarían en un punto demasiado degastados. Siempre y cuando la Tierra no se autodestruya antes. La venida de los Elohim es para ayudar a la humanidad. Sin su ayuda lo más probable es que la humanidad se autodestruya.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Nada nuevo: la declaración conjunta de la Iglesia Conciliar y Luterana

Nada nuevo: la declaración conjunta entre la Iglesia Conciliar y los otros herejes protestantes.
¿Considera usted una novedad a esto? Le recomiendo hacer click aquí.


DECLARACIÓN CONJUNTA
Con ocasión de la Conmemoración conjunta Católico – Luterana de la Reforma
Lund, 31 de octubre de 2016

«Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí» (Jn 15,4).

Con corazones agradecidos

Con esta Declaración Conjunta, expresamos gratitud gozosa a Dios por este momento de oración en común en la Catedral de Lund, cuando comenzamos el año en el que se conmemora el quinientos aniversario de la Reforma. Los cincuenta años de constante y fructuoso diálogo ecuménico entre Católicos y Luteranos nos ha ayudado a superar muchas diferencias, y ha hecho más profunda nuestra mutua comprensión y confianza. Al mismo tiempo, nos hemos acercado más unos a otros a través del servicio al prójimo, a menudo en circunstancias de sufrimiento y persecución. A través del diálogo y el testimonio compartido, ya no somos extraños. Más bien, hemos aprendido que lo que nos une es más de lo que nos divide.

Pasar del conflicto a la comunión

Aunque estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, también reconocemos y lamentamos ante Cristo que Luteranos y Católicos hayamos dañado la unidad vivible de la Iglesia. Las diferencias teológicas estuvieron acompañadas por el prejuicio y por los conflictos, y la religión fue instrumentalizada con fines políticos. Nuestra fe común en Jesucristo y nuestro bautismo nos pide una conversión permanente, para que dejemos atrás los desacuerdos históricos y los conflictos que obstruyen el ministerio de la reconciliación. Aunque el pasado no puede ser cambiado, lo que se recuerda y cómo se recuerda, puede ser trasformado. Rezamos por la curación de nuestras heridas y de la memoria, que nublan nuestra visión recíproca. Rechazamos de manera enérgica todo odio y violencia, pasada y presente, especialmente la cometida en nombre de la religión. Hoy, escuchamos el mandamiento de Dios de dejar de lado cualquier conflicto. Reconocemos que somos liberados por gracia para caminar hacia la comunión, a la que Dios nos llama constantemente.

Nuestro compromiso para un testimonio común

A medida que avanzamos en esos episodios de la historia que nos pesan, nos comprometemos a testimoniar juntos la gracia misericordiosa de Dios, hecha visible en Cristo crucificado y resucitado. Conscientes de que el modo en que nos relacionamos unos con otros da forma a nuestro testimonio del Evangelio, nos comprometemos a seguir creciendo en la comunión fundada en el Bautismo, mientras intentamos quitar los obstáculos restantes que nos impiden alcanzar la plena unidad. Cristo desea que seamos uno, para que el mundo crea (cf. Jn 17,21).
Muchos miembros de nuestras comunidades anhelan recibir la Eucaristía en una mesa, como expresión concreta de la unidad plena. Sentimos el dolor de los que comparten su vida entera, pero no pueden compartir la presencia redentora de Dios en la mesa de la Eucaristía. Reconocemos nuestra conjunta responsabilidad pastoral para responder al hambre y sed espiritual de nuestro pueblo con el fin de ser uno en Cristo. Anhelamos que sea sanada esta herida en el Cuerpo de Cristo. Este es el propósito de nuestros esfuerzos ecuménicos, que deseamos que progresen, también con la renovación de nuestro compromiso en el diálogo teológico.
Pedimos a Dios que Católicos y Luteranos sean capaces de testimoniar juntos el Evangelio de Jesucristo, invitando a la humanidad a escuchar y recibir la buena noticia de la acción redentora de Dios. Pedimos a Dios inspiración, impulso y fortaleza para que podamos seguir juntos en el servicio, defendiendo los derechos humanos y la dignidad, especialmente la de los pobres, trabajando por la justicia y rechazando toda forma de violencia. Dios nos convoca para estar cerca de todos los que anhelan dignidad, justicia, paz y reconciliación. Hoy, en particular, elevamos nuestras voces para que termine la violencia y el radicalismo, que afecta a muchos países y comunidades, y a innumerables hermanos y hermanas en Cristo. Nosotros, Luteranos y Católicos, instamos a trabajar conjuntamente para acoger al extranjero, para socorrer las necesidades de los que son forzados a huir a causa de la guerra y la persecución, y para defender los derechos de los refugiados y de los que buscan asilo.
Hoy más que nunca, comprendemos que nuestro servicio conjunto en este mundo debe extenderse a la creación de Dios, que sufre explotación y los efectos de la codicia insaciable. Reconocemos el derecho de las generaciones futuras a gozar de lo creado por Dios con todo su potencial y belleza. Rogamos por un cambio de corazón y mente que conduzca a una actitud amorosa y responsable en el cuidado de la creación.

Uno en Cristo

En esta ocasión propicia, manifestamos nuestra gratitud a nuestros hermanos y hermanas, representantes de las diferentes Comunidades y Asociaciones Cristianas Mundiales, que están presentes y quienes se unen a nosotros en oración. Al comprometernos de nuevo a pasar del conflicto a la comunión, lo hacemos como parte del único Cuerpo de Cristo, en el que estamos incorporados por el Bautismo. Invitamos a nuestros interlocutores ecuménicos para que nos recuerden nuestros compromisos y para animarnos. Les pedimos que sigan rezando por nosotros, que caminen con nosotros, que nos sostengan viviendo los compromisos de oración que manifestamos hoy.

Exhortación a los Católicos y Luteranos del mundo entero

Exhortamos a todas las comunidades y parroquias Luteranas y Católicas a que sean valientes, creativas, alegres y que tengan esperanza en su compromiso para continuar el gran itinerario que tenemos ante nosotros. En vez de los conflictos del pasado, el don de Dios de la unidad entre nosotros guiará la cooperación y hará más profunda nuestra solidaridad. Nosotros, Católicos y Luteranos, acercándonos en la fe a Cristo, rezando juntos, escuchándonos unos a otros, y viviendo el amor de Cristo en nuestras relaciones, nos abrimos al poder de Dios Trino. Fundados en Cristo y dando testimonio de él, renovamos nuestra determinación para ser fieles heraldos del amor infinito de Dios para toda la humanidad.