miércoles, 26 de noviembre de 2008

Radio Cristiandad: en defenza de la Fe


Quiero recomendar fervientemente el sitio de Radio Cristiandad. Se trata de un grupo muy inteligente, con gran aporte de noticias y recursos siempre actualizado. Es posible, incluso, pedir que enven información a nuestra casilla de e-mails.

Radio Cristiadad forma parte de esos pequeños grupos (pero cada vez con mayor fuerza) de verdaderos fieles a la Iglesia de Cristo, aquellos que, desde su lugar y sin pretender usurpar posiciones, defienden y combaten por la Unica Iglesia Verdadera, la cual es Santa, Católica y Apostólica.

Que Dios los bendiga!!!


Reorganización en Sursum Corda

Hola a todos:
Muchas gracias por las visitas y los e-mails que llegan frecuentemente. Quiero además agrader a los sacerdotes que ayudan a Sursum Corda, en especial al Padre A. Cekada y al Padre Mauricio Zarate; también a los laicos que recomiendan sitios de Internet o aportan material... a todos, sinceramente, estoy muy agradecido en Cristo.
Quisiera además comentar que, por varias recomendaciones he decidido "reorganizar" las entradas y revisar los links. En pocos días habrá todavía mayores reformas en Sursum Corda, para mejorar la navegación y permitir más y mejor acceso al material.
Nuevamente, Mil gracias.
En Cristo.
Raúl Miguel

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Carlos Urrutigoity: pervertido protegido por la Iglesia Conciliar


Queridos amigos en Cristo:
Buscando en Internet encontre la siguiente noticia sobre el Predador sexual Carlos Urrutigoity, fundador de la Sociedad San Juan y hacerca de quien ya hemos hablado en este blog. Se trata como mencionamos antes de un ex-seminarista de la FSSPX expulsado por sus desviaciones morales y religiosas, por lo que se "reconcilio" con las autoridades de la Roma Neo-Modernista y Neo-Protestante, fundando su propia "Fraternidad" la Sociedad San Juan. Esta organizacion no solo es conocida en Estados Unidos por haber estafado a centenares de fieles por varios cientos de miles de dolares, sino que ademas esta muy implicada en casos de abuso sexual, lo cual llevo al Obispo de Cranton a suprimirla... otra vez el Predador de Urrutigoity busco asilo y lo tuvo en Paraguay bajo la jurisdiccion del Obispo Conciliar Rogelio Livieres que ha dicho del escandaloso sacerdote:


Quiero asegurar a todos que jamás he protegido o encubierto a alguien culpable
de ningún crimen. Mi trayectoria en estos casos es muy clara, especialmente en
lo que se refiere a sacerdotes con acusaciones de abuso sexual. En los tres
casos en que me ha tocado juzgar y hallar culpable a alguien, actué con toda
firmeza jurídica, uno de ellos se hizo muy notorio en la prensa local porque se
trataba de Salto del Guairá. Pero así como no he dudado en condenar al culpable,
jamás castigaré a un inocente, víctima de calumnias. Estoy seguro de la
inocencia del Pbro. Carlos Urrutigoity y tengo evidencia de su muy positivo
trabajo sacerdotal. La Iglesia necesita de muchos y buenos sacerdotes, y no voy
a sacrificar a ninguno bueno, por más fuertes que se desaten las tormentas
contra ellos.

El sacerdote en cuestion esta actualmente actuando en Paraguay, Ciudad del Este, pero nuestras fuentes nos aseguran que no es dificil verlo en la Provincia Argentina de Misiones.
Mucho cuidado con Urrutigoity.

martes, 18 de noviembre de 2008

Sociedad Sacerdotal Trento



Hce pocos días recibí un E-mail de un hermano católico de Mexico que me recomendaba el sitio de la Sociedad Sacerdotal Trento, al que también recomiendo fervientemente. Se trata quizás de uno de los grupos de la Tradi´ción Católica con más historia de combate... entre sus filas estuvieron Monseñor Carmona y que desde hace ya más de doa ños ha dado hermosos frutos: ¡22 sacerdotes y un obispo!


El seminario de la SST está en Mexico, hermosillo y puede contactarse haciendo clic aquí, donde se abrirá una ventana con un cuadro de dialogo donde podrá volcar sus preguntas. Es interesante señalar que este grupo está relacionado con la Revista Einsich, quizas una de las publicaciones más inteligentes (más allá de que no compartimos todas sus posturas).
El trabajo de la SST es increiblemente fructífero, por lo que no solo recomendamos su sitio web, sino el apoyo que puedan darles, al igual que a todos los sacerdotes de la Tradciión católica.
Para ir finalizando quiero colocar las direcciones:


Iglesia Nuestra Señora del Rosario Tel.: (662) 969-6472
Tijuana, Baja California

Iglesia Inmaculado Corazón de María C. Gral. Piña y Huepac Col. López Portillo Tel.: (662) 211-6096 Hermosillo, Sonora

Seminario de los Sagrados Corazones de Jesús y María Tel.: (622) 258-6380
Chihuahua

Iglesia San Miguel Arcángel C. Zootecnia 12001 Col. Zootecnia Tel.: (614) 434-1657 Chihuahua, Chihuahua
Santuario Guadalupano C. Peral 533 -Bis Col. Insurgentes Tel.: (656) 615-2539 Cd. Juárez, Chihuahua
Guerrero
Templo de la Divina Providencia C. José Valdez Arévalo No. 29 Col. Centro c.p. 39300 Tel.: (744) 482-1362 y 483-4632 Acapulco, Guerrero
Iglesia de Santiago Apóstol Julián Bravo (Dos Caminos), Gro. Tel.: (744) 482-1362
Iglesia Inmaculado Corazón de María Huitzitepec, Guerrero Tel.: (744) 482-1362 y 483-4632
Durango
Iglesia Nuestra Señora del Carmen Tel.: (618) 732-0248 Lerdo, Durango
Baja California Sur
Iglesia de Cristo Rey Tel.: (612) 125-5066 La Paz, B.C.S.
Jalisco
Iglesia Inmaculado Corazón de María Tel.: (33) 3614-5913 Guadalajara, Jalisco
Veracruz
Iglesia Nuestra Señora del Carmen Tel.: (744) 482-1362 Dos Ríos, Veracruz
Morelos
Iglesia San Mateo Apóstol Tel.: (735) 351-4080 y 351-4022 Atlatlahuacán, Morelos

domingo, 16 de noviembre de 2008

El unico camino a Cristo

Una de las gravísimas herejías del Conciliábulo Vaticano II es la propagación del “universalismo”, que deriva del indiferentismo religioso, es decir, la creencia que es posible encontrar la salvación fuera de la Iglesia Católica. Pero el Universalismo va más allá porque sostiene que todos los hombres se salvarán debido a la Misericordia Infinita de Dios. Quizás uno de los máximos exponentes de esta herejía sea von Balthassar, seguido muy de cerca por sus compañeros en la fe Lu Bac, Congar, Woljtyla/Juan Pablo II y por supuesto Ratzinger/Benedicto XVI. Es de notar que San Agustín en su tratado sobre las herejías escribe que ha oído de una secta que sostienene que puede haber salvación en cualquier creencia, pero desecha esto que ha oído por parecerle inconcebible ¿Qué diría el Santo Doctor si viviera hoy entre nosotros? Estoy seguro que su acerada pluma no dejaría de dirigirse una y otra vez contra los “maestros” del Modernismo, así como en otra época luchó con tanta furia contra los pelagianos y los donatistas...
Para Von Balthassar el infierno está vacío, para Juan Pablo II este no existe... esto mismo no sólo es reproducido por los miembros de la jerarquía de la Iglesia Conciliar del Vaticano II (que no es la Iglesia Católica), sino por toda la pléyade de “pequeñas iglesias” cismáticas a las que la misma herética y cismática Iglesia Conciliar (en palabras de Monseñor Lefebvre), reconoce “elementos de salvación” (Cfr. Declaración Dominus Iesus).
Ahora bien ¿Dice la Iglesia Católica que nos podemos salvar en cualquier religión? No, la Iglesia nunca dijo eso. El Magisterio de la Iglesia sostiene que fuera de la Iglesia Católica, fundada por Nuestro Señor Jesucristo, la cual es Madre y Maestra, nadie, absolutamente nadie puede salvarse. Veamos lo que dice el Magisterio Infalible:

Y una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual nadie
absolu-tamente se salva. Inocencio III, IV Concilio de Letrán, 1215.

Por apremio de la fe, estamos obligados a creer y mantener que hay una sola
y Santa Iglesia Católica y la misma Apostólica, y nosotros firmemente la creemos
y simplemente la confesamos, y fuera de ella no hay salvación ni perdón de los
pecados. Bonifacio VIII, Unam Sanctam, 1302.

Firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la
Iglesia Católica, no sólo paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos,
puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irá al fuego eterno que está
aparejado para el diablo y, sus ángeles [Mt. 25, 41], a no ser que antes de su
muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la
Iglesia, que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación
los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios
de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas
que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede
salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia Católica. Eugenio
IV, Cantate Domino, 1441.

Todo esto lo debemos creer “con fe firme y verdadera”, no porque sea enseñanza de los hombres, sino porque es verdad revelada por Nuestro Señor Jesucristo, transmitida a su Iglesia, a su Única Iglesia Católica.

¿Que pensar de TAC?



Si hay algo que cada vez inquieta más a los católicos fieles a la Tradición es la cuestión de «TAC», siglas de «Traditional Anglican Communion», una comunidad de anglicanos que proclaman a viva voz que son verdaderos católicos apostólicos y romanos, pero de tradición anglicana, o mejor dicho “inglesa” y que desean estar en perfecta paz y comunión con el Papa. Cualquier persona que haya estudiado al anglicanismo sabe muy bien que ellos no se consideran a sí mismos protestantes, sino más bien como “una iglesia católica reformada”, pero católica al fin y que posee verdadera sucesión apostólica, en la que se dan los siete sacramentos de la Iglesia.
Los católicos fieles a la tradición sabemos por la Apostolicae Curae del Papa León XIII que las ordenes anglicanas son inválidas. Leamos un breve fragmento de ella:



Así, pues, asintiendo de todo punto a todos los decretos de los Pontífices
predecesores nuestros sobre esta misma materia, confirmándolos plenísimamente y
como renovándolos por nuestra autoridad, por propia iniciativa y a ciencia
cierta, pronunciamos y declaramos que las ordenaciones hechas en rito anglicano
han sido y son absolutamente inválidas y totalmente nulas...

Es por esto que podemos afirmar con Monseñor Lefebvre que los anglicanos no son sino simples laicos. Una vez alguien agregó “laicos disfrazados”. ¿Por qué? Porque los anglicanos al reformar los rituales introdujeron un rito nuevo, ambiguo y carente de materia e intención adecuada, por lo que la gracia del Espíritu Santo jamás se transmitió de los verdaderos (y apostatas) obispos de la época de la reforma, a los nuevos “obispos” heréticos y cismáticos. Conviene señalar antes de proseguir que dentro del Anglicanismo coexisten dos “iglesias” en perfecta paz y armonía: la Iglesia Alta, ritualista y tradicionalista, también llamada “anglocatólica”, en la que se enfatiza la tradición católica por medio de la liturgia y los rituales, así como por la rigurosidad disciplinaria... es heredera del Movimiento de Oxford; por el otro lado está la Iglesia Baja, de carácter evangélico y más protestantizada. Para que el lector puede tener una idea más tangible, la Iglesia Baja sería la típica parroquia de la Iglesia Conciliar que hay en su barrio, y la Iglesia Alta, la capilla atendida por miembros de la Fraternidad San Pedro o el Instituto Buen Pastor... pero con menos asperezas entre ellos, pero ambos fieles defenzores del Papa y de su doctrina Conciliar.
Pero esta paz (que duró bastante entre los anglicanos) se rompió cuando en 1976 la Convención General de la Iglesia Episcopaliana en USA (la rama norteamericana del anglicanismo) decidió aprobar la “ordenación” de mujeres al sacerdocio y episcopado y actualizó el Book of Common Prayer. La Reacción no se hizo esperar y en 1977, en St Louis, Missouri se signó un documento entre “clerigos” y fieles anglicanos disconformes con estas reformas que pretendía establecer una oposición, no solo teológica, sino pastoral y que poco comenzó a radicalizarse cada vez más, a la vez que iban creandose parroquias y diócesis sin ninguna comunión con la Iglesia Episcopal y finalmente la Iglesia Anglicana de Canterbury, sobre todo cuando ellos también aprobaron la “ordenación femenina”... pero la promocion del homosexualismo, el caos doctrinal, la ideollogía de genero, etc., no han hecho sino minar y minar al anglicanismo dando como respuesta una verdadera explosión de “pequeñas iglesias anglicanas”, autónomas y autocéfalas, cuyos clerigos han revalidado sus ordenes a través de obispos veterocatólios o de los sucesores de Duarte-Costa.
El caso más extremo (y que en una posición más extraña nos coloca) es la de TAC, en efecto, ellos han decidido ser “católicos”: han revalidado sus ordenes a través de obispos veterocatólicos, ortodoxos-orientales e incluso algunos por medio de la complicada (y dudosa) línea del Palmar de Troya, han adoptado el famoso Anglican Misal (una traducción de la Misa Tridentina al inglés clásico) y finalmente realizaron la profesión de fe católica y la abjuración publica de errores, finalmente en su sitio web ellos han colocado lo siguiente:



El colegio de obispos de las Comunión Tradicional Anglicana (TAC), se reunió en
Sesión Plenaria en Portsmouth, Inglaterra, en la primera semana de octubre 2007.
Los obispos y vicarios generales unánimemente acordaron el texto de una carta a
la Sede de Roma buscando la unión plena, corporada, sacramental. La carta fue
firmada solemnemente por todo el colegio, y confiada al Primado y a dos obispos
elegidos por el colegio para que se presente en la Santa Sede. La carta fue
cordialmente recibida en la Congregación para la Doctrina de la Fe. El Primado
de la TAC ha acordado que ningún miembro del colegio concederá entrevistas hasta
que la Santa Sede haya considerado la carta y haya respondido.

No es algo menor, se trata de más de 400.000 fieles dispersos por todo el mundo, organizados en “Iglesias” bajo su prodia administración, pero en plena paz e intercomunion entre ellas, todas bajo la “jurisdicción” de John Hepworth, que además de obstentar el titulo de “Arzobispo Primado” de la TAC es el arzobispo de The Anglican Catholic Church of Australia, con 25 parroquias en Australia, una en Nueva Zelandia y otros tres obispos bajo su obediencia.
Si algo siempre hemos denunciado desde Sursum Corda es el sectarismo, las luchas faccionales entre los católicos fieles a la tradición y no hemos dejado de abrogar por un frente común para resistir a la Roma Neo-Modernista y Neo-Protestante. El problema de TAC es que está ante una situación muy ambigua para cualquiera de nosotros, en efecto ellos se proclaman “tradicionalistas” y por medio de mi comunicación con uno de sus sacerdotes, ellos también tienen objeciones hacia el Concilio Vaticano II, esopecialmente en materia de liturgia, colegialidad y ecumenismo. ¡Muchos puntos en común con nosotros!
Cual es la posición de TAC sobre el Concilio, a través de sus propios escritos podemos hacer el siguiente resumen:

1) Se trató de un concilio pastoral y no dogmático.
2) El concilio tuvo muchas cosas buenas, pero estuvo dominado por liberales (según algunos de ellos “modernistas”) y sus textos son confusos y contaminados por modernismo, llenos de ambigüedades.
3) El Novus Ordo Miase es un error, posiblemente esté viciado de invalidez por un defecto de intención del celebrante.
4) Benedicto XVI es el Papa Católico y todos tienen que obedecerle. Para ellos es el Papa que puede conducir a una restauración de la Fe Católica y derrotar al liberalismo y al modernismo. El Motu Proprio “liberando” la Santa Misa de San Pío V es una prueba de ello... solo hay que esperar.

¿Es la primera vez, improbable lector que leen estas palabras? ¿No les recuerdan la posición de varios grupos de la Tradición Católica? Pero continuemos... porque para TAC debemos ir hacia una “Reforma de la Reforma”, que supuestamente se inició cuando se estableció que el “pro multis” del Misal de Pablo VI/Montini, debia traducirse “por muchos” y ya no “por todos”, más en 1995 el sacerdote apóstata Ratzinger (hoy Benedicto XVI) hacia una clara refertencia a ella. Desde aquel tiempo los nombres de Catherine Pickstock, Robert Moynihan, Russel R.Reno, Bernard Dumont y Jean-Paul Maisonneuve dentro de lo que se comenzó a llamar como “Radical Orthodoxy” hoy liderado (a nuestro entender por uno de los principales lideres de TAC, el Reverendo Chadwick.
Pero en última instancia, TAC no es más que un movimiento ritualista, la “Radical Orthodoxy” no es sino un intento de la década de los ’90 del pasado siglo que pretende retomar el Movimiento de Oxford, la principal de las intenciones es una Iglesia Anglo-católica unida, pero no absorvida por la Católica Romana, laas cuestiones doctrinales pasan a segundo lugar, siendo enfatizado el ritualismo... todo esto no hará mas que apoyar al proyecto principal de Ratzinger/Benedicto XVI: la Iglesia Bipartida, un monstruo de dos cabezas: por un lado una “Iglesia Alta”, de rito tridentino y “tradicionalista”, y por el otro una “Iglesia Baja”, ultra-modernista y ultra-protestantizada, coexistiendo bajo una relativa paz... los grupos Ecclesia Dei, comandados por el apostata Cardenal Hoyos (FSSP, IBO, ICR y otros...) ya sirvieron de experimiento, la “liberación” de la Misa es otro paso para este plan que no tiene otro objetivo que el de destruir a la Resistencia Católica...
Los sacerdotes de TAC estan ante una encrucijada, o aceptan la “Radical Orthodoxy” o adoptan las medidas más duras que algunos sostienen, denuncian como inválido el Vaticano II y se suman a la Gran Resistencia. Si ellos prefieren un concordato como el que hizo Campos en Brasil, se condenan a la extinción.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Bajo las apariencias de bien el demonio tienta como angel de luz


El presente texto fue redactado por el Pbro. Basilio Mèramo y publicado en catolicos alerta.



Las Sagradas Escrituras nos advierten que Satanás muchas veces bajo aspecto de ángel de luz (bien aparentemente) seduce a los fieles buscando como un león rugiente a nuestro alrededor viendo a quien puede devorar por lo cual San Pedro nos exhorta a siempre vigilar. Pues bien muchos (quizás la gran mayoría) de los defensores de la Tradición y de la Santa Misa de siempre, han visto en el Motu Proprio de Benedicto XVI un bien al afirmar (reconocer) que la Misa Tridentina o de San Pío V, nunca fue abrogada, y esto abre un horizonte de perspectivas de grandes esperanzas que desembocan en un optimismo halagador cual rocío al ávido y sediento terreno en un esperanzado reverdecer. Pero si nos fijamos desapasionada y atentamente a la luz de la fe, nos percatamos del espejismo que nos presenta una volátil realidad que se esfuma y desvanece ante nuestros ojos. No podía ser mejor, ni mas perspicaz el proponer un laudable reconocimiento conforme a la verdad que los tradicionales y Monseñor Lefebvre siempre afirmaron: que la Misa Tradicional nunca fue abolida de derecho aunque sí suprimida de hecho de modo abusivo y autoritario. El sutil e inteligente reconocimiento de parte de Benedicto XVI afirmando que la Misa Antigua nunca fue abolida, a simple vista suena a triunfo, pero en realidad es el medio más audaz y efectivo para lograr su profundo y más querido anhelo de acuerdo a su óptica modernista, lo más entrañable cual ángel de luz bajo apariencia de bien, que muchos progresistas no han sabido calibrar y apreciar en su fanático deambular.
La verdad es que si Benedicto XVI (de aguda y perspicaz inteligencia) pretende legitimar la Nueva Misa haciéndola pasar como una expresión fidedigna del rito romano de la Iglesia, no podía seguir sosteniendo el absurdo de afirmar la abolición de la Misa Antigua que por simple contexto histórico y dogmático fue a todas luces la expresión del rito romano, históricamente no se podía cómo él mismo lo afirma en su propia biografía una ruptura cismática como hasta ahora se venía haciendo, había que deshacer el entuerto; he aquí sus propias palabras:
El segundo gran evento al comienzo de mis años de Ratisbona fue la
publicación del misal de Pablo VI, con la prohibición casi completa del misal
precedente? Pero yo estaba perplejo ante la prohibición del misal antiguo,
porque algo semejante no había ocurrido jamás en la historia de la liturgia? No
se puede, por tanto, hablar de hecho de una prohibición de los anteriores y
hasta entonces legítimamente válidos misales. Ahora por el contrario, la
promulgación de la prohibición del Misal que se había desarrollado a lo largo de
los siglos desde el tiempo de los sacramentales de la Iglesia antigua, comportó
una ruptura en la historia de la liturgia cuyas consecuencias sólo podían ser
trágicas.? (Joseph Ratzinger, Mi Vida, ed. Encuentro Madrid 2005 pp. 148-149).
Con esto se ve claramente como para el Cardenal Ratzinger, desde entonces esto era una ruptura que históricamente no se podía sostener en pie y había que resolver el problema, máxime aún si con sibilina astucia y sagacidad su cometido era mostrar que la Nueva Misa es legítima continuación y expresión del rito romano de la Iglesia, no se podía permitir el estúpido lujo de una trágica ruptura, ni al menor de sus visos. Su ecumenismo inteligentemente dialéctico no se lo permitía, pues si él pretende hacer pasar la Nueva Misa como legítimamente romana, como su legítima expresión, cual una cara dela misma moneda, no podía, ni puede seguirse afirmando que la otra cara de la misma moneda (la Misa Tridentina) no lo es.
Si ambas misas son la expresión de un mismo rito romano, es evidente que no se puede continuar con el estulto y tonto argumento de decir que la Misa antigua estaba prohibida o abolida, máxime si se quiere hacer pasar a la Nueva Misa (bastarda y protestantizante según el calificativo de Monseñor Lefebvre) como legítima expresión del rito romano igual que la Misa Antigua históricamente (y además dogmáticamente) lo fue. No se puede tolerar además en su cometido de amalgama (coagula) dialéctico ecuménico dejar el menor viso de ruptura (o cisma litúrgico histórico) que impida su síntesis dialéctica. Por esto el Cardenal Ratzinger se permite afirmar:
Para la vida de la Iglesia es dramáticamente urgente una renovación de la
conciencia litúrgica, una reconciliación litúrgica que vuelva a reconocer la
unidad de la historia de la liturgia y comprenda el Vaticano II no como ruptura,
sino como momento evolutivo.? (Ibid. p. 150).
Queda manifiesto así, cuál es el verdadero motivo del reconocimiento de la no abolición de la Misa Tridentina, es el famoso paso atrás para dar dos pasos más largos y profundos hacia adelante, lo contrario, se trata de consolidar y legitimar la Nueva Misa y el Concilio Vaticano II, sin rupturas trágicas o dramáticas sino de suave y dulce evolución. Lo que se pretende es mostrar con suavidad y firmeza que tanto la Nueva Misa como el Vaticano II no constituyen ningún cisma o ruptura litúrgica (ni doctrinaria), sino que son el fruto de una evolución vital que hay que asumir y aceptar como legítima expresión de la Iglesia, así la Misa Tridentina por ser la antigua, es expresión extraordinaria de un legendario pasado, y la Nueva Misa es la expresión ordinaria de un reluciente presente y vital porvenir. No se puede ser más sutil, sagaz e inteligente para lograr anular sin dramas, ni dolor la legítima resistencia del glorioso combate por la defensa de la Misa de siempre y de la infalible Tradición de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana que el modernismo con un abrazo ecuménico quiere hacer desaparecer sin rastros de cadáveres malolientes y vergonzosos; la democracia no lo admite, no lo soporta, no lo tolera, pues únicamente se destruye lo que dialéctica y diabólicamente se sustituye.