lunes, 8 de julio de 2013

Secesión Cristiana: Christian Exodus.

¿Es posible vivir en una sociedad cada vez más alejada de Dios? ¿Es posible construir una nación cristiana en nuestro país? ¿Es posible revertir la actual situación que vivimos en Argentina y en tantos países donde las autoridades gubernamentales no cesan de perseguir a los católicos verdaderos?

Los lectores frecuentes de Sursum Corda se preguntarán a que viene esta mención al tema político, ya que como es sabido, en éste blog apenas si existe una sección al respecto. Aquí, en Sursum Corda, se tratan principalmente temas de teología y espiritualidad, así como noticias, pero no política. Tengo mis razones para ello. En primer lugar porque creo que no existe una solución desde la política para nuestra crisis, que es una crisis de la Fe. Creer, como algunos nacionalistas, que por medio de la instauración de un régimen totalitario el país se convertirá en una nación cristiana es tan ridículo como sospechoso.

Entonces, si la solución no es política ¿Dónde está? Pues en la fe. En mantener la fe. Toda sociedad que no esté fundada en la Fe está destinada a fracasar, tal como dejó en claro San Agustín en "La Ciudad de Dios". Si tenemos en claro que actualmente, nuestra sociedad es irrecuperable, tenemos que fundar otra sociedad, otro estado que sí tenga como fundamento el Evangelio, la Doctrina Cristiana, es decir, que esté basada en la perenne enseñanza Católica.

¿Cómo puede pasar esto? En Estados Unidos tenemos un buen precedente. Me refiero al grupo Christian Exodus. Se trata de una organización formada por más de quince mil personas (y con varios miles de simpatizantes en grupos similares) que propone nada más y nada menos que la secesión, bien por la migración y construcción de un nuevo estado en Carolina del Sur, la creación de pequeñas villas cristianas autónomas en todo el mundo o para aquellos que no estén en condiciones de migrar, la secesión personal.

En el sitio web de ésta organización se ha colocado un interesante mapa para localizar estas pequeñas comunidades autónomas, autogobernadas y donde han conseguido evitar la intromisión de las leyes del Nuevo Orden Mundial. En América Latina, la única comunidad reconocida parece estar en Panamá.

Personalmente creo que en nuestro territorio tenemos la posibilidad de crear una sociedad cristiana, centrada en la Doctrina Católica, podemos construir un micro-estado, con su propio gobierno y sus propias autoridades, donde no demos lugar a las aberraciones morales que impregnan la sociedad modernista y hedonista que pone en peligro nuestra integridad. Tenemos antecedentes históricos en el movimiento colonizador de fines del Siglo XIX y comienzos del XX, así como toda una legislación que protege y contempla la existencia de colonias. Tan solo en General Rodriguez, conozco personalmente cuatro colonias, con varios cientos de pobladores cuyas economías, de base agrícola, están integradas con la del municipio. Algunos de esos colonos trabajan en profesiones liberales y cada día salen de sus hogares para trasladarse, bien a la ciudad o (por lo menos dos casos) a Buenos Aires. También tenemos el caso de los "countrys", lo que es evidencia de poder vivir separados del resto de la sociedad y estar, a la vez, integrados económicamente por razones laborales.

La Provincia de Buenos Aires es un lugar idea para la construcción de un asentamiento de éstas características: imaginemos una localidad, quizás en las afueras de Moreno o General Rodriguez, con una baja tasa de población, una Iglesia donde cada día se celebre la Santa Misa, calles seguras, grandes espacios verdes, una amplia plaza,  un colegio, una gran biblioteca pública, pequeños comercios, con poca presión fiscal y donde los habitantes podamos gobernarnos de común acuerdo, viviendo
fieles a nuestras leyes, donde podamos crear una alternativa al Nuevo Orden Mundial.

Si me preguntan, considerando los antecedentes históricos de colonias en Argentina, y el actual de los barrios cerrados, me parece mucho más factible bien fundar una localidad (u ocupar una ya existente y con muy poca población) a esperar que por arte de magia, un gobierno futuro, por decreto, transforme la sociedad.

1 comentario:

  1. jorge38_reloaded@hotmail.com9 de julio de 2013, 21:39

    Opino que sí es posible mantener una comunidad cristiana en medio de la sociedad modernista. Mirá por ejemplo como los judíos sobrevivieron durante dos mil años de dispersión entre los gentiles (y no fue porque les hicieran el favor de encerrarlos en getos). O por ejemplo ahí están los testigos de jehova, tocando timbres, inasequibles al desaliento y cada vez mas numerosos.

    Pero primero hay que hacer el diagnóstico adecuado. Como comentaba en el blog Amor a la Verdad, si estamos en una situación apocalíptica entonces hay que hacerse al monte (aislarse)y conservar cada uno su fe, porque humanamente esto no va a tener arreglo. En cambio si es una crisis pasajera el deber sería mas bien de ponerse a reevangelizar.

    Yo no creo que vaya a haber un nuevo orden mundial que nos oprima, lo que nos va a oprimir es la "cultura moderna" que está claro que no va a mejorar. La persecusión no será física (que siempre ha creado mártires e incentivado la fe) La persecución será moral, el cristiano es condenado al silencio, la burla y la incomprensión. Es tratado como un troglodita, alguien que no respeta la libertad de los demás ni los derechos humanos, ni los derechos de las minorías. Tachados de anti-progresistas, politicamente incorrectos, fundamentalistas fanáticos, nostálgicos, enemigos de la ciencia, pacatos, sexualmente reprimidos. Politicamente, los cristianos verdaderos serán sospechosos de fascistas, derechistas, nazis (a lo cual se prestan los que compran el totalitarismo nacionalista que mencionas). Como resultado, el que se proclame públicamente cristiano estará condenado a la irrellevancia social. La escritura dice que la persecución sera la condena social: "no podrá ni comprar ni vender", no dice que serán martirizados por las hordas. Por lo tanto hay que prepararse para vivir en una sociedad así.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!