jueves, 22 de agosto de 2013

Los islamitas egipcios desatan la caza de cristianos.


MÁS DE 35 IGLESIAS, CONVENTOS Y ESCUELAS CRISTIANAS ATACADAS

El sacerdote Hani Bakhoum Kiroulos, asistente del Patriarcado copto-católico en la capital egipcia, hizo un balance de todos y cada uno de los lugares atacados –más de 30– por los extremistas musulmanes durante la masacre de este miércoles que cobró (en total) la vida de unas de 520 personas y alrededor de 3 mil 700 heridos.
En Suez, un convento de la Congregación del Buen Pastor, la escuela adyacente y el hospital fueron saqueados e incendiados. Una iglesia franciscana también fue atacada e incendiada.
En la ciudad de Minya, en la zona noreste del país, los extremistas musulmanes la emprendieron contra la Iglesia copta-católica Mar Guirguis, la iglesia (también copta-católica) de San Marcos; y contra un convento y una escuela de las hermanas de San José.
En Beni Souef, en la zona central del norte, los extremistas prendieron fuego al convento franciscano del Inmaculado Corazón de María.
En la localidad de Asyut en la zona centro de Egipto, el ataque fue también a la Iglesia franciscana Santa Teresa y a un convento de hermanas franciscanas.
Los extremistas musulmanes también atacaron la Basílica de Nuestra Señora de Fátima en El Cairo, lanzaron piedras y violentaron las puertas pero no pudieron entrar.
El Patriarcado informó además que otros 26 locales de Iglesias ortodoxas y evangélicas fueron blanco de los extremistas musulmanes.
Desde Castel Gandolfo en donde celebró una Misa y rezó el Ángelus con miles de fieles por la fiesta de la Asunción de la Virgen María, el Papa Francisco elevó una oración por las víctimas de la masacre en Egipto.
Los disturbios de este miércoles en Egipto se dieron luego de la operación policial lanzada para desmantelar las acampadas de los hermanos musulmanes que apoyan al depuesto presidente Morsi.

2 comentarios:

  1. Adorámoste Santísimo Señor Jesucristo, aquí y en todas las iglesias que hay en todo el mundo y te bendecimos porque por tu Santa Cruz Redimistes al mundo.
    +++++++++++++++
    ACTO DE CONTRICIÓN

    Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío; por ser Vos quien sois, Bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón de haberos ofendido; también me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, propongo firmemente nunca más pecar, confesarme, y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Amén.

    Dios nuestro, que en tu misteriosa providencia has querido asociar tu Iglesia a los sufrimientos de tu Hijo, concede a los fieles que sufren persecución a causa de tu nombre, el don de la paciencia y de la caridad, para que puedan dar testimonio fiel y creíble de tus promesas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

    Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánoslo hoy y perdonas nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.
    Dios te salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

    Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
    Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida y dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

    ¡Oh clementísima! ¡oh piadosa! ¡oh dulce Virgen María!

    V. Ruega por nosotros santa Madre de Dios,

    R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

    Amén.
    Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    ResponderEliminar
  2. Raúl Miguel, reproduzco aquí un mensaje que recién dejé en "Los islamitas egipcios desatan la caza de cristianos".
    Me pregunto si estos satánicos ataques de los "hermanos musulmanes" no serán una obra maestra más del judaísmo masónico, dirigida a provocar la guerra entre sus enemigos: el cristianismo y el islamismo. Por mi parte, lo creo totalmente factible, sabiendo de quiénes hablamos y de quienes todo (lo malo)se puede esperar.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!