jueves, 15 de agosto de 2013

Roma y la Iglesia Romana

Roma y la Iglesia Romana.
Notas al texto de Alberto González "Un comentario sobre los FiloSofistas y Filosofastros"


El martes 13 de agosto, Alberto González, el administrador del blog católico "Apocalipsis. El blog de los últimos católicos" publicó un artículo titulado "FilóSofistas y Filosofastros". Quisiera realizar, únicamente unas observaciones respecto a algunos párrafos en particular.

¿Cual es pues  la parte  que no  se  entiende  de  ROMA PERDERA  LA  FE  Y SERA LA SEDE  DEL ANTICRISTO?
En esa  pérdida de  fe,  se podía  y puede  visualizar un cambio en las propiedad intrínsecas  de  esa  roma moderna y adultera,    empero  nadie  puede  perder  lo  que  nunca  ha  tenido,  únicamente  es posible  perder  una  cualidad  que se posee.
Para  que  la  esposa  se convirtiera  en la  GRAN RAMERA APOCALIPTICA,   era  indispensable,  que esa  esposa  perdiera una cualidad  que  tenía,  (FE- FIDELIDAD),  y  esto no pudo  haberse  dado  en  un  tálamo  vacante,  ni  con  una  esposa  socias,  necesariamente (forzosamente),  tenía  que  haberse  dado  en la  Verdadera Esposa,  otra  cosa  muy  distinta,  es  que algunas  células  de  esa  esposa,  con  código  genético  propio,   se  conservaran incorruptibles,  y para  tratar  de  corromperlos,  el  cáncer romano  cuenta con  agentes  especializados  como  Willie entre otros  que intentan atraer   a  otra  sección  del  mismo  tumor  a  quienes  creen  que el centro  del  tumor  es  horrible,  y  se  sitúan  en  una  periferia  con  el mismo  tipo  de  tejido.


Mis notas, o comentarios son dos y muy breves.

En primer lugar, la frase "Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo" es central en la profecía de Nuestra Señora de La Salette. Pero se trata de una revelación privada, por lo tanto no nos obliga en la fe, aún cuando sea aprobada por la Iglesia. Dicha revelación debe entenderse tal como la Iglesia la interpreta y no puede por ella misma ser el principal argumento para hacer entender, explicar o defender la Resistencia Católica contra la Iglesia Conciliar. Son los hechos, no las profecías, las que demuestran que efectivamente, el Vaticano II promulgó una nueva doctrina, neo-modernista y neo-protestante, no católica y por lo tanto, erigió la Iglesia del Anticristo.

En segundo lugar, es menester diferenciar a la Iglesia Católica Apostólica Romana de la Roma Conciliar. La Iglesia Católica Romana no puede perder la Fe, porque Cristo prometió asistir perpetuamente a su Iglesia (Mt XXVIII, 20). La Iglesia Católica, entonces, no puede perder "propiedades intrínsecas", no obstante, la ciudad de Roma, sí puede las puede perder, no por falta de asistencia del Espíritu Santo, sino porque ha sido usurpada la sede episcopal. La que perdió la fe y se convirtió, por lo tanto en la Sede del Anticristo fue la Ciudad de Roma. Ahora ¿Sigue siendo la Iglesia Romana la Roma del Anticristo? No, no puede serlo de ninguna manera.

Así dice el Concilio Vaticano (el Primer y Único):

Por esta causa, fue «siempre necesario que» a esta Romana Iglesia, «por su más poderosa principalidad, se uniera toda la Iglesia, es decir, cuantos fieles hay, de dondequiera que sean» (2), a fin de que en aquella Sede de la que dimanan todos «los derechos de la veneranda comunión» (3), unidos como miembros en su cabeza, se trabaran en una sola trabazón de cuerpo. (Dz 1824)

La Iglesia Católica Romana sigue existiendo, ella es la Esposa del Cordero, la que no tiene mancha ni error, porque es Santa y perfecta. Ella fue fundada por Jesucristo Nuestro Señor y no puede errar, no erró, nunca falló ni fallará jamás.
La que perdió la fe, entonces no fue la "Iglesia Romana", sino la jerarquía romana, que apostató, pasándose a otra Iglesia, la Iglesia del Anticristo no es la Iglesia Católica, sino otra diferente. Es otra religión, con su propia fe y que expresa en su propia liturgia y su propio sacerdocio. Ella usurpó la Sede Romana. Por lo tanto, no es posible confundir los términos, no es posible alternar los factores. Una es la Iglesia Católica Apostólica y Romana, la Iglesia de Jesucristo Nuestro Señor, y otra diferente es la Iglesia del Anticristo, la de la religión neo-modernista y neo-protestante, seguidora de Satanás y partícipe de sus abominaciones.


4 comentarios:

  1. Raul, espera la respuesta de Meramo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Raul,
    La verdad, es que yo no estoy muy seguro de que la Iglesia no haya podido fallar. Jesucristo dice a Pedro que "rogaré para que tu fe no falle". No le dice, "tranquilo que no vas a fallar". Sobre esto está edificada la infalibilidad.

    Ahora bien, ¿Los Judíos, por ejemplo, fallaron?. O por el contrario, es lícito hacer la distinción de que los que fallaron solo eran la mayoría de los Judíos, pero que estos no eran verdaderos Judíos sino que en realidad los verdaderos Judíos eran los Apóstoles (Algo así hace Pablo en Romanos diciendo que los verdaderos Judíos, a partir de Jesús, son los cristianos). Sin embargo como la mayoría de los Judíos falló, decimos siempre que los Judios fallaron, y no decimos que nosotros somos los verdaderos Judíos. De la misma forma, como la mayoría de la Iglesia falló podriamos decir que la Iglesia falló. (disculpa si me enredé)

    Por otro lado, Pablo en una de sus epístolas (Romanos 11,32) dice "a todos encerró Dios en la desobediencia, para usar de misericordia con todos". Así que parece que Dios tiene este método para enseñar humildad a toda carne. Quizas, esto de proclamarse infalible no le haya agradado...

    También es para meditar la parabola de Ahola y Aholiba en Ezequiel. Tradicionalmente, Ahola es el nombre aplicado a Samaria (el reino del norte), y significa la que posee un tabernáculo; y Aholiba, que significa en ella puse mi tabernáculo y se aplica a Judá (el reino del sur). Yo siempre he sospechado que Samaria y Judá son el typo profético de Israel y la Iglesia, las dos esposas de Dios. Pero esto de las profecías no es una ciencia exacta precisamente...

    En fin, ya sé que no vas a estar de acuerdo, no te enojes porque no estoy escribiendo esto para provocar. Tengo poca formación y he ido colectando ideas de forma desordenada y autodidacta.
    Saludos cordiales,

    ResponderEliminar
  3. Querido Jorge, éste comentario tiene que ir en una entrada aparte.
    Muy bueno y mil gracias.

    ResponderEliminar
  4. La Iglesia Católica no puede fallar.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!