lunes, 19 de agosto de 2013

Zurich: La decadencia de la democracia y el protestantismo

En el mundo liberal, los males sociales como la prostitución, la homosexualidad y la drogadependencia, pasan de ser perseguidos por la ley, a ser tolerados para, finalmente, terminar siendo aceptados. El Estado, el mismo que antes los persiguió, termina "regulándolos" para mayor "tranquilidad" y poder mantener el orden social y garantizar los derechos individuales.

Quien camina por las calles de Buenos Aires es testigo habitual de los "papelitos", pequeños volantes que se pegan en cualquier lugar y en los cuales se promocionan los servicios sexuales de prostitutas. Éstos papelitos explotaron desde que se prohibió la oferta de servicios sexuales en los clasificados de los diarios. El pretexto fue que eso encubría la explotación sexual y la trata de blancas. La consecuencia fue que la prostitución, antes medianamente oculta, ahora es mucho más pública y está al alcance de cualquier menor con sólo extender la mano y marcar un número.

Famosos son en Argentina los bares "liberales" o "clubes swingers" dónde una persona puede encontrar absolutamente de todo y sin temor a una redada policial. Se trata de "boliches", bares y discotecas dónde la gente va, de manera voluntaria y bien ánimo a tener relaciones sexuales de forma grupal. Un degenerado tendrá en nuestro país un amplio abanico para obtener lo que quiera, siempre que pueda pagar por ello. ¡Felicitaciones por la reforma de 1994!


Pero no quiero ahondar en el caso de Argentina, sino exponer el que creo, puede ser, el "próximo mal", o mejor dicho, el próximo escalón.

Según la AFP, en Zurich se inauguró el sistema de cabinas públicas para mantener relaciones sexuales.
Así es, en la primer ciudad suiza dónde se instituyó la teocracia protestante, dónde Ulrico Zuinglio aplicó sin ningún miramiento su furia y persecución, no sólo contra los católicos, sino contra cualquiera que no adhiriera a sus cambiantes y ambivalentes herejías y delirios, en la misma ciudad que se puso como ejemplo de la "ética protestante" y que fue calificada como la ciudad don mayor calidad de vida, desde el 26 de agosto los automovilistas, en un horario de oficina para el helvético país, podrán tener realciones sexuales con prostitutas en un lugar público y continuar el camino a su trabajo. Las meretrices deberán registrarse y esperar dentro de un circuito donde ingresarán los automovilistas, que podrán llevarlas a una serie de casetas, similares a las que existen en los lavaderos de autos. En esas cabinas habrá unos espacios reducidos, para aquellos que el auto les parezca inapropiado para consumar sus vicios.

Supuestamente, ésta infraestructura aportará mayor seguridad a las prostitutas y garantizará la privacidad de los clientes. En una ciudad dónde los líderes de la reforma tienen grandes monumentos, el proyecto que entrará en vigor el próximo 26, fue aprobado por una amplísima mayoría en un referendum. Democracia y protestantismo ¿Quién dijo que era sinónimo de gobierno cristiano y paz social? ¿Cuándo vendrán a éstas tierras éstos "avances" de las sociedades europeas?
Señor, líbranos del mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por dejar tu mensaje. Si el mismo contiene insultos o groserías, será eliminado.
Benedicamus Domino!