miércoles, 30 de octubre de 2013

Rebelión anglocatólica en puertas


En la Traditional Anglican Communion las cosas andan bastante mal. Desde que Bergoglio es Papa de la Iglesia Conciliar y se pronunció en contra de la "conversión" de los anglocatólicos, parece que el mayor grupo de anglicanos que abjuraron a la herejía y que buscan una "solución práctica" , está a punto de explotar. Ya señalamos en una oportunidad que TAC se encuentra dividida en tres tendencias:

  1. Quienes apoyan el "acuerdo práctico con Roma" por medio de la Anglicanorum Coetibus, de Ratzinger/Benedicto XVI.
  2. Quienes prefieren mantenerse en una situación de expectación y piden "aclaraciones doctrinales" sobre el Concilio Vaticano II.
  3. Quienes se niegan a cualquier acuerdo con Roma por considerarla desviada en la fe y no católica.

Los últimos son en sí sedevacantistas. De hecho, uno de los lectores de Sursum, que pertenece a éste grupo y que me ha pasado información para ser publicada aquí, insiste en que cada vez son más los anglocatólicos de TAC que pasan del segundo al tercer grupo. ¿Por qué? Sostienen que si el Vaticano II fuera un Concilio de la Iglesia Católica, no habría necesidad de ninguna precisión doctrinal. Ven en el Concilio los mismos "errores que causaron la apostasía final en el Anglicanismo" y niegan totalmente la validez de las ordenes anglicanas "según la enseñanza infalible del gran Papa León XIII, verdadero Papa del Pueblo Cristiano". Por lo tanto:

Nos sentimos burlados a ver al Papa (?) Francis y a toda la Bergolgian Church dialogar con las autoridades de la Iglesia Anglicana. Si la Bergoglian Church considera cristianos a las comunidades que son hijas de Canterbury, estamos obligados a ser católicos pero rechazando al Papa Francis como otro no-sacerdote y hereje.

La Anglicanorum permitía un "acuerdo práctico" a éstos ex anglicanos que deseaban incorporarse a la Iglesia Católica. La mayoría de quienes firmaron, creían en la posibilidad de una interpretación ortodoxa del Vaticano II y de hecho, han citado a varias comunidades Ecclesia Dei. No obstante, desde que Bergoglio encabeza la Iglesia Conciliar las cosas cambiaron de mal en peor. Hasta ahora, en ninguno de los ordinariatos se había introducido el Novus Ordo de Paulo VI, pero ahora éste se implementará ad experimentum en Our Lady of Walsingham (Houston, Texas) y se han hecho oir voces en contra. De hecho, varios fieles del ordinariato están planeando un boicot contra el mismo si es que se avanza hacia la implementación del Novus Ordo.

El Abbé de Nantes

[Entrada actualizada el 5 de noviembre]

La presente publicación trataba sobre el Abbé de Nantes. El Padre Basilio Méramo me envió un correo con una información que yo desconocía, pero que quiero compartir con todos ustedes.


Estimado Raúl.
Permítame señalarle con respecto al elogio que usted hace del Padre George de Nantes, que si bien como usted dice fue uno de los primeros,ya que fue el que hizo el Liber Acusationis sobre Paulo VI y luego sobre Juan Pablo II, después, muy lamentablemente se dio vuelta y llegó a comparar a Juan Pablo II con San Pío X y permitía que sus discípulos fueran a la nueva Misa, por lo cual, como usted verá, el Padre hizo un giro de 180° y esto hay que tenerlo en cuenta, pues borró con el codo lo que había escrito con la mano.
Ánimo y que Dios lo bendiga.


[Entrada Original]

El abbé Georges de Nantes sólo puede ser definido como un héroe de la primera generación de la Resistencia Católica, un hombre que se opuso a todos, un hombre que esperó, quizás demasiado de otros, un hombre que hizo todo lo que pudo para abrir los ojos de otros. Pudo haber cometido errores, porque era humano, pero defendió a la Iglesia, a la verdadera Iglesia Católica Apostólica y Romana contra la Iglesia Conciliar del Vaticano II, llamando y acusando a los heresiarcas por sus verdaderos nombres.





martes, 29 de octubre de 2013

Los verdaderos tradicionalistas

LOS VERDADEROS TRADICIONALISTAS.
Por Carlos José Díaz.



El titulo de tradicionalista (“tradi”) que suntuosamente queremos ostentar, ha quedado hecho añicos, por lo menos en Occidente, luego de mirar los sucesos de la ciudad de Maalula en Siria.
Solamente el blog argentino Pagina Católica y el canal Telesur (del gobierno ¿marxista? De Venezuela) han informado profusamente sobre los combates, la caída y la recuperación de un bastión del Cristianismo en la zona. Recordemos que allí se habla el arameo y se celebra la Misa en el mismo idioma; y que la mayoría de los habitantes son cristianos melquitas (en comunión con Roma: ¿estará Roma en comunión con ellos?).
Volviendo al principio quería decir que nosotros que hablamos en blogs, cafés, entre amigos (y esta bien, por supuesto) de la crisis eclesial , de los modernistas, etc.; y que nos consideramos “tradis”, nos faltan años luz de Cristianismo, de Fe , esperanza y Caridad para pelear y morir por Dios y por la Patria como nuestros hermanos sirios cristianos. Creo que por eso Dios los bendice con la persecución y el martirio. En el Occidente apostata, en cambio, pedimos y rezamos por una paz que más bien se parece a una entelequia, a una creación de nuestras mentes, pues no existirá jamás la paz de Cristo sin la Verdad y la Justicia. Y la Verdad es que el sionismo americano-israelí financia y sostiene a los terroristas; y lo justo es que el gobierno sirio los elimine uno a uno. Eso hay que decirlo.

Yo no se si Al-Assad es bueno o es malo, solo se que el cristianismo se puede vivir tranquilamente en Siria. Fijémonos en el caso de la aliada de Occidente, o mejor dicho de USA e Israel, Arabia Saudita; donde te azotan públicamente por tener una Biblia, donde no se pueden construir Iglesias y donde el cristianismo no es tolerado. ¡Que hermoso es el ecumenismo y la libertad religiosa en estos estados monárquicos “civilizados! Empero, en los noticieros y diarios escuchamos hablar del régimen del dictador Al- Assad… Caraduras a sueldo del liberalismo yankee-judaico, o mas bien judaico solamente.
Los melquitas en Siria, los maronitas en el Líbano, los Coptos en Egipto, los caldeos de Irak (o lo que queda de ellos luego de la invasión del Imperio norteamericano) y todos los cristianos orientales, nos dan una vez mas una muestra de su tradicionalismo, del verdadero tradicionalismo. Mas cercano a los patriarcados de Antioquia, Constantinopla, Jerusalén y Alejandría que al de Roma, más guardianes de las tradiciones litúrgicas y del misterio; más cercanos y files a la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, en fin mas cristianos. Por eso pienso, como dije, que Dios los bendice con mártires. Recordemos a los tres sacerdotes mártires caldeos, a los coptos y estos solados de Cristo Rey (armados y desarmados) melquitas.

Dos comparaciones para terminar:

Mientras el catolicismo occidental predica una paz ficticia, irenista, irreal, sin condena de los verdaderos agresores, a saber: los terroristas de Al-Nusra financiados por USA e ISRAEL, los defensores del cristianismo se arman y combaten junto a las tropas del ejército sirio (donde luchan, por otro lado, muchos soldados cristianos). Mientras aquí se predica la deserción, allí se practica el deber cristiano de la lucha.
Las tropas sirias no han bombardeado la ciudad ni atacado ningún monasterio o convento para preservarlos. Los árabes sirios no han destruido nada y han recuperado la ciudad. Comparativamente llama la atención la inaudita destrucción del monasterio de San Benito en Montecassino durante la II Guerra Mundial, perpetrada por los “defensores de la libertad, la democracia y la civilización” (USA, Inglaterra, Francia) quienes barrieron el monasterio de la faz de la tierra con un bombardeo tan atroz como innecesario.

MONTECASSINO BOMBARDEADA POR LOS "LIBERTADORES DE EUROPA"

La interminable y horrorosa primavera árabe, no se cansa de perseguir cristianos. En todos los lugares en los que los “hermanos musulmanes” han puesto un pie, los cristianos han sido asesinados, y los que no, han tenido que irse. Y eso consta por las numerosas órdenes religiosas que han tenido que cerrar sus hogares de caridad y llevar parte de sus religiosos a otras misiones.

No hablemos tanto: recemos y hagamos mas penitencia, y sobre todo pidamos que Dios nos de la Gracia de mantener la Fe viva como nuestros hermanos melquitas, dignos herederos de San Ignacio de Antioquia, dignos herederos de los Apóstoles, dignos de llamarse verdaderos cristianos.

lunes, 28 de octubre de 2013

Sermón del Padre Méramo en la fiesta de Cristo Rey

He tomado el siguiente sermón del Reverendo Padre Basilio Méramo, publicado en el blog de nuestro compañero de combate Alberto, en Apocalipsis.


Amados hermanos en nuestro Señor Jesucristo:
La Providencia divina ha querido que sin estar debidamente acabada esta capilla y a pesar de los trabajos, contratiempos y dificultades se pudiera realizar la ceremonia de hoy, se lleven a cabo estas primeras comuniones y también se celebre el aniversario de los diez años del Colegio en esta fiesta tan importante de Cristo Rey.

Festividad que proclama la realeza social de nuestro Señor Jesucristo, sobre todo en el mundo actual que da la espalda a la Iglesia, a Cristo y a Dios. Por eso su Santidad Pío XI, en 1925, la instituyó a instancias de los cardenales y de otros prelados, viendo la necesidad de concluir prácticamente el año litúrgico con una fiesta que proclamase la realeza de nuestro Señor en el mundo moderno, a pesar de la oposición de la Revolución francesa, de la protestante, de la comunista. Y no era que antaño no se festejara la realeza de nuestro Señor, el seis de enero en el día de la Epifanía de los Reyes magos. Pero era necesario darle más relevancia y por eso la necesidad de hacer una fiesta aparte y así fue que Pío XI quiso, como quien dice, hacer concluir el año litúrgico con esta celebración a nuestro Señor Jesucristo como a Cristo Rey en el último domingo del mes de octubre.

La divina Providencia ha querido que hoy esta capilla tradicional, apostólica y romana hasta los tuétanos y no protestante, no cismática como muchos enemigos quieren hacer ver sino católica, apostólica y romana, realice esa gran fiesta de la proclamación de la primacía universal de nuestro Señor Jesucristo, hoy combatida a la par que es atacada la Iglesia.

Porque la civilización moderna no quiere que Cristo impere, no quiere reconocer que Cristo es Rey del Universo y de las Naciones y ese es el Imperio que Satanás y sus secuaces que no quieren admitirlo; de ahí la pugna, la lucha, el combate que no se ha iniciado hoy sino que comenzó con la primera apostasía de los ángeles malos que no quisieron reconocer a nuestro Señor; esto lo dice el cardenal Pie resumiendo a los santos Padres de la Iglesia, porque les fue manifestado que nuestro Señor se encarnaría y la segunda persona del Verbo se haría hombre y eso fue lo que no pudo admitir Satanás, humillarse ante un hombre que también es Dios.

Ese combate continuó al rebelarse los hombres contra la revelación primitiva y por eso cayeron en el paganismo. Suscita entonces Dios un pueblo tenaz como el judío para que se mantenga esa promesa que sin embargo los judíos traicionan condenando a nuestro Señor y matándolo en la Cruz. Y la lucha continúa a través de los siglos: los mártires de la Iglesia primitiva y todas las revoluciones que se han sucedido con todas sus herejías, hasta la última, la gran apostasía para los últimos tiempos en los cuales ciertamente estamos viviendo y que por eso se da un combate tan atroz contra todo lo que se proclame verdaderamente católico, verdaderamente de Dios.

De ahí también, como lógica consecuencia, la batalla contra la Tradición de la Iglesia católica y contra nosotros, contra monseñor Lefebvre, que no hizo sino guardar el testimonio fiel de la Santa Misa, de la Santa Tradición de la Santa Iglesia católica, apostólica y romana aunque les pese a muchos obispos, a muchos cardenales y a muchos prelados que se dicen católicos pero que no profesan la doctrina de la religión católica. Uno de los dogmas de la religión católica que no profesan es precisamente el de la realeza universal y social de nuestro Señor Jesucristo. Por eso no quieren que las naciones se confiesen católicas y a eso se debe la libertad religiosa y el ecumenismo. Por lo mismo la igualdad con las falsas religiones; todo esto es una herejía, una apostasía a los ojos de la fe católica, apostólica y romana. Tengámoslo muy en cuenta, mis estimados hermanos, y no claudiquemos en la fe, para defender a Cristo, a la Iglesia, para ser los fieles testigos de nuestro Señor.

Nuestro Señor es aclamado también en el día de ramos, pero en el de la crucifixión fue incluso abandonado hasta por sus apóstoles más queridos; solamente estaban con Él nuestra Señora con algunas mujeres que la rodeaban y acompañaban junto con San Juan; pero nuestro Señor estaba allí solo.

Es muy fácil estar con la Iglesia y con nuestro Señor cuando todo va bien, cuando todo es gloria, pero cuando viene el combate, la lucha, la oposición, la contradicción y sobre todo la proclamación y la confesión íntegra de la fe rechazando todos los errores, entonces ¡ay, oh escándalo fariseo!, desaparecen los amigos, el clero, desgraciadamente para asociarse al mundo impío que reniega de nuestro Señor, que no quiere pertenecer a Cristo y no quiere pertenecer a Dios. Esa es obra de la judeomasonería, por eso las Naciones Unidas no quieren proclamar la realeza de nuestro Señor sino que están auspiciando el reinado del anticristo y eso hay que decirlo para que nosotros no nos añadamos a esas filas de apostasía que terminarán en el reinado del anticristo; por eso todos los gobiernos del mundo y de las grandes potencias no quieren ya ser el brazo de la Iglesia; peor aún, esos reyes y poderosos del mundo quieren que la Iglesia se haga su cómplice.

He ahí el drama, la división, la oposición que el mundo, que Satanás, que es el príncipe de este mundo gane para su causa al clero, a los ministros de la Iglesia y logre socavar desde dentro la Iglesia católica, apostólica y romana. De allí la gran importancia de defender la fe. La misma en la que hemos sido confirmados, la de la Iglesia. No creer como hoy se cree, que uno se salva en cualquier religión, que ya no hay infierno, que la Iglesia católica no es la única arca de salvación y tantas otras cosas que hoy parecieran dogmas comúnmente admitidos por todos, pero que son verdaderas herejías que conculcan la infalibilidad de la fe católica, apostólica y romana.

Por eso nosotros conservamos la santa liturgia tradicional, la Santa Misa de siempre, porque allí donde hay culto hay sacrificio y eso fue aun hasta en el paganismo, y ese sacrificio, ese verdadero culto es el de la Cruz, renovado sobre los altares; no es una synaxis, no es una cena, por eso sacaron el altar y colocaron una mesa, sino el sacrificio de la Cruz renovado incruentamente, sacramentalmente bajo las especies del pan y del vino, que es el mismo de nuestro Señor en la Cruz.

Eso no puede cambiar y si sucede, es porque se ha alterado la Iglesia y la fe; se han renovado Cristo y Dios. Estos son inamovibles, son eternos. Por eso la Iglesia, aunque está en este mundo, vive en la eternidad de la verdad de Dios y de las cosas de Dios y en esa realidad debemos vivir y morir nosotros para ser de Dios. Por eso, estos niños que hoy van a hacer su primera comunión deben estar bien preparados sabiendo que reciben el cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, que es la segunda persona de la Santísima Trinidad; no hay que olvidarlo, porque si uno sabe que cuando comulga recibe al Rey de los cielos y de la tierra, el cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, ¿cómo es posible que le recibamos de pie, en la mano o en pecado mortal o viviendo en concubinato o creyendo que con el matrimonio civil se está casado? Eso es absurdo.

Todo esto pasa porque se está perdiendo la fe, mis estimados hermanos, la fe en las cosas esenciales de nuestra santa religión, de nuestra santa madre la Iglesia. Y eso es lo que nosotros queremos mantener y proclamar para seguir siendo fieles a nuestro Señor y a la santa madre Iglesia católica, apostólica y romana; no es más, simplemente eso. Y quizás nos cueste el martirio, porque proclamarlo y no callar ante un mundo como el de hoy no es posible sin que haya que verter la sangre. Por lo que todo católico fiel a nuestro Señor debe tener esa entrega de corazón a imitación de Él que dio su sangre en la Cruz por nosotros, y si es necesario, nosotros la demos para no claudicar en la fe y proclamar la realeza universal y primacía de nuestro Señor Jesucristo sobre todo el Universo.

Debemos, pues, pedir en esta Misa de primeras comuniones por estas almas tiernas que tienen la fe, para que conserven la pureza, para que no se manchen por el pecado, como lo deseó San Pío X cuando permitió que todo niño que tuviese entendimiento comulgara no un pedazo de pan sino el cuerpo de nuestro Señor Jesucristo, e hiciese la primera comunión para que antes de caer víctima de Satanás por el pecado, fuese primeramente nuestro Señor quien reinara en esa alma pura.

Si nosotros hemos perdido esa pureza, debemos encontrarla a través de la oración, de la penitencia, del sacrificio y no vivamos de placer en placer como quisiera el mundo de hoy, en que todo es sensual; para eso están la técnica, la televisión, el cine, la radio, los dineros, todo conspira para que vivamos como paganos pensando en la comodidad y no como católicos que estamos en esta tierra de paso para merecer el cielo a través del sacrificio, la oración, la abnegación; para eso es que vivimos aquí, no para ser artistas, no para ser grandes personajes, no para ser ricos, millonarios, famosos o poderosos o lo que fuere, sino para ser buenos hijos de Dios; eso es lo que siempre ha predicado y predicará la Iglesia católica.

Pidamos a nuestra Señora, la Santísima Virgen María, nos proteja, que nos conserve en el amor divino, en el verdadero y no en la falsa caridad filantrópica masónica que hoy se nos quiere imponer y que es un puro sentimentalismo pero que no es verdadero amor de Dios, al punto de sacrificar la vida si es necesario por nuestros amigos. Que sea nuestra Señora la gran protectora, porque Ella permaneció de pie en la crucifixión de nuestro Señor Jesucristo y estará de pie en esta segunda crucifixión de nuestro Señor en su Cuerpo Místico, la Iglesia hoy perseguida, combatida; será Ella entonces nuestro sostén y nuestra abogada. A la hora de la muerte, será también Ella la que nos procure la gracia de la perseverancia final que es lo que rezamos todos los días al decir el Avemaría y al decir el santo Rosario. Supliquemos entonces a Ella que nos mantenga en ese fervor y en esa verdadera caridad y amor de Dios. +

P. Basilio Méramo
26 Octubre de 2002

Fiesta de Cristo Rey, por Benito Baur O.S.B.




"El Señor es Rey."


   1. Un día de acción de gracias al Padre por haber constituido Rey y Señor de todo a su divino hijo, que tan profundamente se anonadó en su pasión y muerte. Un día de acatamiento al Hombre-Dios, a Jesucristo, al cual se le ha concedido todo poder sobre el cielo y sobre la tierra. "Él domina de un mar a otro, desde el río (Éufrates) hasta los últimos confines de la tierra. Le acatan todos los reyes de la tierra. Le sirven todos los pueblos" (Gradual). Acatémosle y sirvámosle también nosotros, hoy y siempre.

   2. "Yo soy el Rey." Un gran momento en la historia de la humanidad aquel en el que Jesús, arrastrado por los judíos, es presentado ante Pilatos, ante el representante del poder pagano, del poder romano. "¿Eres tú el Rey de los judíos?" —le interroga Pilatos. Y otra vez: "Luego, ¿tú eres Rey?". Jesús le responde: "Sí; yo soy Rey. Para esto precisamente he nacido y he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad"(Evangelio del día), para fundar "el reino de la verdad y de la vida, el reino de la gracia y de la santidad, el reino de la justicia, del amor y de la paz" (Prefacio). "Mi reino no es de este mundo." Es el reino divino de la santa Iglesia, un reino lleno de gracia y de verdad. Es el reino divino en el que se proporciona la salud a los enfermos, la luz a los ciegos, la libertad a los cautivos. Es el reino divino en el que nos libertamos del dominio y del poder de Satanás y del pecado, en el que nos hacemos dueños de la vida divina, de la libertad divina, de los bienes divinos. Es el reino de la santa sociedad con Dios. Una sociedad llena de paz, de alegría y de felicidad. Un gozoso y beatificante dominio de Dios en nuestra alma. Este señorío divino consiste en la presencia y en la acción de Dios en nosotros, en la radicación en Dios de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos, de nuestra voluntad y de toda la vida de nuestra alma. Todo esto, en virtud de nuestra unión vital, de nuestra unidad de ser con Cristo, con la Cabeza. Este reino de Dios fué fundado por Jesús con sus enseñanzas, con su ejemplo y, sobre todo, con su muerte de cruz. Él es el Rey de este reino. Él fué quien creó sus leyes y sus estatutos. A Él se le concedió también toda la potestad judiciaria (Jn. V, 22). Ante Él tienen que doblar su rodilla todos los seres del cielo, de la tierra y de los infiernos. Todos tienen que confesar: "Tú eres el Kyrios, el Señor" (Phil. II, 10 11). Nosotros acatémosle alegremente y cantemos con el Introito: "Digno es el Cordero, que fué inmolado (en la cruz), de recibir la potestad (la potestad regia) y la riqueza[1] y la sabiduría y la fortaleza y el honor. A Él sean la gloria y el imperio por los siglos de los siglos." "El Señor se sentará eternamente como Rey: bendecirá a su pueblo con paz" (salud, redención, gracia, felicidad eterna) (Comunión).


   "Dios nos trasladó al reino de su amado Hijo" y nos hizo participantes de los bienes de este reino. "En Él, en Cristo, poseemos la redención por su sangre, el perdón de los pecados." Y, con la redención, con la liberación del dominio del pecado, poseemos también la vida de la gracia, la filiación divina, el poderío sobre el mundo, sobre la carne y sobre el poder de las malas pasiones, el triunfo sobre Satanás y sobre la muerte eterna en el infierno, la libertad interior del espíritu y del corazón en la posesión de la vida divina por medio de la gracia santificante. Además de esto, poseemos también la esperanza de ser admitidos algún día en el futuro reino de la bienaventuranza eterna. "Demos gracias al Dios Padre que nos hizo dignos de participar de la herencia de los Santos en la luz. El nos arrancó de la potestad de las tinieblas y nos traslade al reino de su amado Hijo."

   "El (Jesús) es la imagen del Dios invisible, el primogénito de todas las criaturas", el Hijo eterno de Dios, Dios de Dios. Luz de Luz, engendrado, no creado. "En Él fueron creadas todas las cosas. Todo fue creado por Él y para Él." Todo cuanto de grande y bello encierra el universo es propiedad suya, fue creado por El y para Él. Él es el legítimo Señor del espíritu, de la voluntad, del corazón, del cuerpo, del alma, de los pensamientos, de las inclinaciones y de los deseos del hombre. A El pertenecen el cielo y la tierra, el espíritu y la materia. El tiene la potestad y el derecho de servirse de todo lo terreno, según mejor le convenga, para el logro de los fines de su reinado espiritual. "Él debe poseer el primado en todo, pues plúgole a Dios que habitase en Él, en el Hombre-Cristo, toda la plenitud" (de la perfección de Dios). El es el Rey. Sea también Rey mío. Reine en mis pensamientos, en mi voluntad, en todo mi ser y en toda mi vida. Yo lo acato, le sirvo y vivo para Él y para todo lo que Él desee y quiera de mi.

   3. Alegrémonos con la santa Iglesia de que el Padre lo haya constituido Rey y Señor de todo. "Pídemelo —le dice el Padre a Cristo, al Señor- y te daré en herencia los pueblos y en posesión todos los confines de la tierra" (Ofertorio). El Señor es Rey. Dirige y gobierna con mano fuerte su reino, la santa Iglesia, nuestra alma. Los poderes enemigos acometerán en vano a este reino. "No temáis, rebaño minúsculo: plúgole al Padre daros a vosotros el reino" (Luc. XII, 32). Nosotros consagrémonos a Cristo, al Rey, y consagrémosle también todo lo nuestroChristus vincit, Christus regnat, Christus imperat — "Cristo vence, Cristo reina, Cristo impera."


Oración.

   Oh Dios omnipotente y eterno, que quisiste restaurarlo todo en tu amado Hijo, al que constituiste Rey del universo; haz que todos los pueblos, disgregados a causa de la herida del pecado, se sometan al suavísimo imperio del que vive contigo y domina como Rey por los siglos de los siglos. Amén.



[1] Así el texto original. La Vulgata traduce «divinidad», leyendo divinitas en vez de divitiae.

Consagración al Sagrado Corazón de Jesús




Yo… me consagro al Sagrado Corazón de nuestro Señor Jesucristo, con  mi persona y mi vida, mis acciones, penas y sufrimientos, para no servirme de ninguna parte de mí ser si no es para darle honor, amor y alabanza. Esta es mi decisión irrevocable de ser todo para él, y hacer todo por su amor,  renunciando con todo mi corazón a lo que le desagrade. Os elijo, Oh Sagrado Corazón, como único objeto de mi amor,  como protector de mi vida, como prenda  de mi salvación, remedio de mi debilidad y  de mi inconstancia, reparador de los fallos de mi vida y  refugio seguro a la hora de mi muerte.

Sed pues, Oh Corazón de Bondad, mi intercesor ante Dios Padre,  apartando de mí los rayos de vuestra justa cólera. ¡O Corazón de Amor!  Yo pongo toda mi confianza en Vos, porque  todo lo temo  de mi maldad y mi debilidad, pero  todo lo espero  de vuestra bondad.  ¡Consumid en mí, pues, todo lo que puede desagradaros así como todas  mis  resistencias! ¡ Imprimid  profundamente en mi corazón el amor puro para que nunca pueda olvidaros, o estar separado de Vos ¡. Os  ruego ardientemente,  que por vuestra bondad, mi nombre está escrito en Vos,  pues quiero que mi felicidad y mi orgullo sea el vivir y morir como esclavo vuestro.

300 días indulgencia aplicable a las almas del Purgatorio,( León XIII, 1 de abril de 1897).

Indulgencia plenaria aplicable a las almas del Purgatorio, una vez al mes por todos aquellos que recitan la consagración todos los días, (Pío X, 21 de abril de 1908).

sábado, 26 de octubre de 2013

Juan José Squetino: quienes son Juan María Ibacache y Cristian Muñoz Lillo

Juan María Ibacache y Cristian Muñoz Lillo
los diáconos de Squetino que simularon sacramentos
Entrada actualizada

Las publicaciones en Sursum Corda sobre las ordenaciones de Juan María Ibacache y Cristian Muñoz Lillo por el Obispo Juan José Squetino dieron como resultado una serie de "respuestas", tanto de los fieles (como Raúl Rodriguez), sacerdotes de la Fundación San Vicente Ferrer (como el Padre Martinez) y del mismo superior y convocante al próximo Concilio Imperfecto cuyo fin será, dar otro antipapa. Lo más sorprendente, es que todos los comentarios y correos electrónicos no se refirieron en absoluto a la cuestión de fondo: un obispo que ordena a dos hombres que no poseen aptitud canónica. Squetino y sus seguidores se limitaron a atacar tanto a mí como a otros comentaristas y personas que lo conocen muy bien, aún cuando el planteo no era el de una cuestión personal, sino de fe.

Éstas fotografías son bastante elocuentes. Aquí se puede ver a los diáconos de Squetino simulando una misa y disfrazados como sacerdotes y obispos, cuando eran miembros de la secta conciliar hace poco menos de un año. 
Ni Juan María Ibacache ni Cristian Muñoz Lillo había sido ordenados por la Iglesia Conciliar, ni por ninguna otra religión que reclamara sucesión apostólica, por lo tanto simularon estado clerical y simularon la celebración de sacramentos. DE TODO ESTO EL OBISPO SQUETINO TENÍA CONOCIMIENTO, Y SI NO LO TENÍA ENTONCES LO TIENE AHORA.


Simulando una Misa
Otra de la simulación de una Misa

Disfrazado de Obispo


Disfrazado de sacerdote

Disfrazado de sacerdote


¿Por qué publiqué la noticia de las ordenaciones que realizó Squetino? Porque sus acciones son graves y escandalosas, y contra las mismas advierte el magisterio de la Iglesia, especialmente el Concilio de Trento y también todas las normas canónicas. Squetino ordenó a dos hombres que carecen de preparación adecuada y que en un par de meses pasaron de la tonsura al diaconado. Dentro de poco se los ordenará sacerdotes.

Ahora, Squetino, quien ha violado, como ya dijimos, todo lo que la Iglesia ha dispuesto sobre la ordenación de ministros, se presenta a sí mismo, y sus seguidores lo confirman, como el gran defensor de la Tradición Católica, del "verdadero sedevacantismo" y otras tantas sandeces que gustan repetir.

Bueno, aquí, en éstas fotos, todo el mundo verá porqué se ha dicho que ni Juan María Ibacache y Cristian Muñoz Lillo poseen aptitud canónica, no sólo porque es imposible que en unos meses llegaran a cumplir las normas de estudios requeridas por el Concilio de Trento, sino porque han cometido graves faltas, como la de simular la celebración de la Misa, vestir con hábito talar haciendose pasar por sacerdote (con birrete) e incluso vestirse como obispos. ¿Estos son los ministros que Squetino ordena? ¿Puede ordenarlos Squetino a sabiendas de ésto? ¿Qué dice el Código de Derecho Canónico al respecto?

CAN. 2322.Ad ordinem sacerdotalem non promotus:1°. Si Missae celebrationem simulaverit aut sacramentalem confessionem exceperit, excommunicationem ipso facto contrahit, speciali modo Sedi Apostolicae reservatam; et insuper laicus quidem privetur pensione aut munere, si quod habeat in Ecclesia, aliisque poenis pro gravitate culpae puniatur; clericus vero deponatur.

De nuevo, aquí no se trata de una cuestión personal, como el Obispo Squetino y sus "fans" conclavistas han querido dibujar. Se trata de una cuestión de fe. Unos hombres que no poseen aptitud canónica, que no saben ni latín para celebrar misa, que no entienden lo más básico del catecismo, unos hombres que se vistieron de clérigos sin serlo, que se disfrazaron como sacerdotes y obispos, jugando, simulando incluso una Misa y "escuchando" confesiones, NO PUEDEN SER ORDENADOS.

viernes, 25 de octubre de 2013

Herejía formal y material: Una aclaración muy importante

El lector Mecheverría ha dejado un comentario que, en mi opinión, merece ser destacado, por la claridad con la que expone que es la herejía formal y que la herejía material. Muchas gracias por el comentario y por ésta valiosa aclaración.


Solo quería dejar dos anotaciones:

1) La distinción entre herejía material y herejía formal es muy antigua entre los canonistas, sin embargo jamás creo que se haya usado en el sentido que por ejemplo la usa, por ejemplo el P. Ceriani, en el sentido que la herejía no es efectiva hasta que una autoridad competente la declare. Eso es falso de toda falsedad como digo en el punto dos. Tradicionalmente por herejía material se entendía aquella en la que incurría una persona que la defendía por ignorancia o error manifiesto, y solo se convertía en herejía formal (o en realidad herejía a secas) cuando oportunamente advertido de su error persistía en él. Ese tipo de errores no es posible atribuirlos al Papa que evidentemente es maestro universal de la Iglesia y responsable de la transmisión del depósito de la fe.

2) A veces creo que se complica mucho las tesis sedevacantistas cuando todo es muy simple y claro: La herejía, el cisma y la apostasía están tipificados como delitos canónicos castigados con excomunión latae sententiae (cf. can. 1364).

NOTA: Accesoriamente, el can. 194 § 1, 2, establece que queda removido del oficio eclesiástico ipso iure “quien se ha apartado públicamente de la fe católica o de la comunión de la Iglesia”. Pero, esto segundo es solo una consecuencia lógica de la excomunión latae sententiae.

La misma religión

Una imagen vale más que mil palabras.

El Papa León XIII definió que los anglicanos no poseen ordenes válidas, es decir, son simples laicos disfrazados, razón por la que en la segunda mitad del Siglo XX grupos anglocatólicos se hicieron consagrar con veterocatólicos.

La Comunión Anglicana es una falsa religión y sus arzobispos son laicos heresiarcas. Ella fue el modelo para lo que hoy es la Iglesia Conciliar.









El sentido agónico de la vida

EL SENTIDO AGÓNICO DE LA VIDA
Por: El Lic. Jesús Ruiz Munilla
Texto publicado originalmente en el blog amigo Legión Católica

¿Dentro del colectivo de almas que componemos una sociedad, siempre existimos algunas personas que, tanto por designio divino como por mérito propio, sentimos la imperiosa necesidad de analizar la realidad que nos rodea, comparar el mundo que vemos con lo que nos dicta nuestra conciencia, y no podemos evitar el darnos cuenta de que este mundo anda mal, y la vida no va conforme a lo que nos dice nuestra mente y nuestro corazón.
Decía Santo Tomás que la ley natural es aquél dictado que Dios pone en nuestra mente y en nuestro corazón para cumplir su Plan Divino.
Basta lo anterior para darse cuenta de que la sociedad actual, el mundo del siglo, no
está ni remotamente cercana de cumplir con el Plan Divino.
Mucho de cuanto se piensa, dice, hace o deja de hacer, es radicalmente contrario a lo que Dios quiere para la humanidad por él creada: odios, guerras, traiciones, maldad sin fin, hambre, destrucción, etc. Tal pareciera que es la iniquidad la que gobierna al mundo.
Con base en lo anterior, es perfectamente lógico preguntarnos: ¿para qué luchar? Es más, ¿para qué darnos cuenta de que el mundo está mal? Hablando con sinceridad, ¿quién de nosotros no ha caído nunca en la tentación de cerrar los ojos y pensar en lujos y placeres, tratando de adormecer nuestra conciencia y nuestros sentimientos?
Precisamente por ese diario combate que debemos sostener para no sucumbir ante las maldades de este mundo primero, y tratar de luchar por cambiarlo después, es que la vida del cristiano es una diaria agonía, en el significado griego de la palabra, no entendido como muerte, sino como lucha.
Nuestra vida se convierte en un combate despiadado, cuerpo a cuerpo, sin trinchera ni descanso, entre lo bello y bueno, lo verdadero y justo, contra lo horrible, lo falso y lo malo.
Y este combate no queda solamente a nivel psíquico y metafísico, sino que abarca hasta el detalle más insignificante de nuestra vida.
Varias veces he oído decir a varias personas que hoy en día lo que predomina en la moda y las artes es lo feo, grotesco, ruin y vulgar.
Desde la música rap por ejemplo, más propia de enfermos mentales; la cultura del cigarro y del café en ayunas, que sólo estraga el estómago; el sexo desenfrenado que agota el organismo estérilmente y rebaja los afectos sublimes del alma; el hábito juvenil de desvelarse sin sentido en ocupaciones inútiles €“decía José Vasconcelos que sólo los dementes o enfermos no duermen-- hasta llegar a la más horrenda y degenerada corrupción en la política y los negocios, todo apunta a una destrucción de la civilización.
Quien esto escribe, en alguna clase de la carrera de Abogado, tuvo el privilegio de contar con un maestro que procuraba intercalar entre clase y clase sesiones de degustación de panes, quesos y vinos, escuchando música clásica y contemplando una película documental de alguna ciudad europea como Madrid, Londres, París, Roma o Florencia.
En su momento no capté la importancia de la, al parecer, excéntrica costumbre del maestro.
Sin embargo, con el tiempo llegué a comprender que tal maestro vivía agónicamente su vida. Es decir, luchaba a cada instante y segundo, por alejar de sí esa tendencia natural a lo feo y malo, para que aflorara toda su vena creativa, o cuando menos, admiradora y contemplativa de la belleza y majestad de la obra humana.
Acaso lo haría con el callado deseo de que tuviéramos una formación ética y estética que pudiera amortiguar en alguna medida la avalancha de podredumbre e inmoralidad que se nos vendría encima al comenzar nuestra vida laboral en la corrompida profesión de Abogado.
¿Qué nos lleva a pensar la anécdota narrada? Que así como lo que vemos ahora a nuestro alrededor es maldad y mal gusto, esto no es el destino final del hombre.
El Divino Creador es la Verdad, el Bien y la Belleza máxima. Dicen las Sagradas Escrituras que nos creó a su imagen y semejanza. Si el ser humano ahora es peor que una bestia, no es culpa de Dios, ni mucho menos es nuestro destino.
Las más grandes obras han sido producto de la mente y de las manos de los hombres. Edificios majestuosos, pinturas, melodías que reconfortan el alma, esculturas, descubrimientos científicos, inventos tecnológicos, etc. Todo eso ha sido hecho con el corazón y la mente puestas hacia arriba, apuntando al cielo, donde mora Dios.
Dios nos creó y también nos dotó de libre voluntad para escoger el Bien o el mal y actuar en consecuencia con nuestra elección. Aún si en determinados momentos de nuestra vida hemos optado por lo malo, siempre existe el camino del arrepentimiento y la posibilidad de enderezar el camino. Dios perdona hasta setenta veces siete.
Nuestra lucha diaria debe ser, pues, una agonía. Dicen por ahí que sólo quien ha sabido vivir, merece morir. Yo agregaría lo siguiente: sólo quien ha sabido vivir luchando, merece morir.
Las armas están a la vista: nuestra estirpe de Nación Hispano-Católica nos reviste de características físicas y psíquicas para salir adelante.
Llenemos de bondad y belleza el mundo que nos rodea, y dejemos de una vez por todas de ser masa amorfa, mercado de economistas capitalistas y votantes de políticos degenerados.
Seamos ALMAS BELLAS, y dejemos atrás nuestra historia de HOMBRES-BESTIA

miércoles, 23 de octubre de 2013

San Rafael Arcángel

El siguiente texto nos llegó por el boletín de Católicos Alerta.



SAN RAFAEL ARCÁNGEL 
Que el Arcángel Rafael,
médico de nuestra salvación,
nos asista desde el cielo,
a fin de que sane nuestras dolencias,
y guíe nuestros pasos vacilantes
a la verdadera vida
.
(Himno)
   San Rafael es uno de los siete espíritus que están siempre delante de Dios, y le ofrecen el incienso de su oración y de la de los hombresCuando tú orabas, dijo S. Rafael a Toblas, con lágrimas, y enterrabas los muertos, y te levantabas de la mesa a media comida, y escondías de día los muertos en tu casa, y los enterrabas de noche, yo presentaba tu oración al Señor. Y por lo mismo que eras acepto a Dios, fué preciso que la tentación te probase. 
   Tobías quedóse ciego; pero "la pérdida de la vista -dice San Agustín- fue ocasión de que el venerable anciano recibiese la visita de un médico clestial". San Rafael, cuyo nombre significaMedicina de Dios, fue enviado por Dios, como el ángel agitador del agua de la piscina probática, para curar a Tobías. Indicó al joven Tobías el remedio a propósito para devolver la vista a su padre, le bucó una esposa y ahuyentó al demonio.
ORACIÓN
   Alabemos con muestras de veneración a todos los príncipes de la corte celestial, y en especial al Arcángel Rafael, médico y compañero fiel, vencedor de demonio. ¡Oh Cristo, Rey bondadosísimo! Haz que con tal guarda, el enemigo no nos cause daño alguno.

EL SANTO ROSARIO: DULCE VIOLENCIA AL MATERNAL CORAZÓN DE MARÍA

Tomado del blog hermano Como ovejas sin pastor.

Ante peligros tan graves, sin embargo, no debe abatirse vuestro ánimo, Venerables Hermanos, sino que, acordándoos de aquella divina enseñanza: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, con mayor confianza acudid gozosos a la Madre de Dios, junto a la cual el pueblo cristiano siempre ha buscado el refugio en las horas de peligro, pues Ella ha sido constituida causa de salvación para todo el género humano.

      Por ello, con alegre expectación y reanimada esperanza vemos acercarse ya el próximo mes de Octubre, durante el cual los fieles acostumbran acudir con mayor frecuencia a las iglesias, para en ellas elevar sus súplicas a María mediante las oraciones del santo Rosario. Oraciones que este año, Venerables Hermanos, deseamos se hagan con mayor fervor de ánimo, como lo requieren las necesidades cada día más graves; pues bien conocida Nos es la poderosa eficacia de tal devoción para obtener la ayuda maternal de la Virgen, porque, si bien puede conseguirse con diversas maneras de orar, sin embargo, estimamos que el santo Rosario es el medio más conveniente y eficaz, según lo recomienda su origen, más celestial que humano, y su misma naturaleza. ¿Qué plegaria, en efecto, más idónea y más bella que la oración dominical y la salutación angélica, que son como las flores con que se compone esta mística corona?




      A la oración vocal va también unida la meditación de los sagrados misterios, y así se logra otra grandísima ventaja, a saber, que todos, aun los más sencillos y los menos instruidos, encuentran en ella una manera fácil y rápida para alimentar y defender su propia fe. Y en verdad que con la frecuente meditación de los misterios el espíritu, poco a poco y sin dificultad, absorbe y se asimila la virtud en ellos encerrada, se anima de modo admirable a esperar los bienes inmortales y se siente inclinado, fuerte y suavemente, a seguir las huellas de Cristo mismo y de su Madre.

Aun la misma oración tantas veces repetida con idénticas fórmulas, lejos de resultar estéril y enojosa, posee (como lo demuestra la experiencia) una admirable virtud para infundir confianza al que reza y para hacer como una especie de dulce violencia al maternal corazón de María.

martes, 22 de octubre de 2013

Los diáconos de Squetino: Juan María Ibacache y Cristian Muñoz Lillo

Aquí están éstas fotos (porque otras mucho peores que estaban sus perfiles de facebook fueron eliminadas oportunamente) en las que se puede apreciar a los diáconos express ordenados por el obispo Juan José Squetino. Tanto Juan María Ibacache y Cristian Muñoz Lillo eran dos fervientes modernistas hace poco menos de un año, cuando, de pronto, sin ninguna experiencia en la Iglesia Católica y luego de ser rechazados por los modernista de la Iglesia Conciliar se pusieron en contacto con el obispo conclavista y Juan José Squetino para conseguir la ordenación, quien, aún ssabiendo que ellos no tenían aptutud canónica, les impuso las manos para así poder continuar con su circo conclavista.





Como se puede apreciar, dos perfectos modernistas.





Malabares con Francisco

Los presbíteros de la Iglesia Conciliar afiliados a los movimientos conservadores como la Ecclesia Dei y otros tantos ritualistas, están realizando verdaderos malabares para conciliar su "consevatismo" con las continuas acciones escandalosas de Bergoglio, a quién, como es natural, reconocen como Papa. Luego del breve pontificado de Ratzinger, verdadero creador de la High Church, ahora tienen que lidear con algo peor que Wojtyla. Uno de los grandes malabaristas es el presbitero Tim Finigan, autor del blog "Hermenéutica de la continuidad".





Various questions have arisen recently concerning the assent that we ought to give to the words of the Holy Father. I thought it might be helpful to give a few notes concerning the papal magisterium from classical Catholic theology. I have referred to the excellent Jesuit manual Sacrae Theologiae Summa published by BAC.

When the Pope defines ex cathedra a doctrine concerning faith or morals, he enjoys that infallibility with which Our Lord willed the Church to be endowed. To these definitions, we must give the assent of faith. Obvious examples are the definition of the Immaculate Conception by Blessed Pius IX in 1854 and the definition of the Assumption by Pope Pius XII in 1950.

The Pope also teaches with an authentic magisterium (teaching authority) that is not infallible. Examples of such teaching are the encyclical letters of the Pope, and decrees issued by the Holy See in forma specifica.

Decrees of the Holy See may be issued merely in forma communi. This approval means that they are legitimate, authentic and to be promulgated. But this approval does not make such statements to be formal decrees of the Supreme Pontiff. To such statements or decrees, we must give obedience, though we may internally disagree with them.

Decrees of the Holy See that are issued in forma specifica are those that are expressly published as the Supreme Pontiff’s own decrees. They are inferior to ex cathedra statements but, as part of the authentic magisterium of the Supreme Pontiff, they do not require the assent of faith but they do demand our religious submission of mind and will. Lumen Gentium n.25 affirms this.

Popes may also teach privately. Such teaching would be expressed, for example, in sermons, interviews or books. When Pope Benedict published his book Jesus of Nazareth, he said:
It goes without saying that this book is in no way an exercise of the magisterium, but is solely an expression of my personal search "for the face of the Lord" (cf. Ps 27:8). Everyone is free, then, to contradict me. I would only ask my readers for that initial goodwill without which there can be no understanding.
I mentioned this in a post three years ago and, I think reasonably, said that the same would apply to papal interviews with journalists.

Hence, if you are troubled by some statements that Pope Francis has made in his recent interviews, it is not disloyalty, or a lack of Romanita to disagree with the details of some of the interviews which were given off-the-cuff.

Naturally, if we disagree with the Holy Father, we do so with the deepest respect and humility, conscious that we may need to be corrected. However, papal interviews do not require either the assent of faith that is given to ex cathedra statements or that internal submission of mind and will that is given to those statements that are part of his non-infallible but authentic magisterium.

In the case of Blessed John Paul II and Pope Benedict, there were liberal commentators who rubbished the authentic magisterium, contradicted the traditional teaching of the Church, and generally treated those Popes with disrespect. We must never do this to the successor of St Peter. In giving a reasonable opinion which may disagree with an informal and off-the-cuff remark, we must always retain that Catholic spirit which respects the person and the office of the Supreme Pontiff, the successor of St Peter. We are neither ultramontanes nor gallicans but loyal Catholics in the tradition of St John Fisher, St Thomas More, St Catherine of Siena, St Vincent of Ferrer and others who from time to time respectfully took issue with some of the statements or actions of the Vicar of Christ.

Cardenal de la Iglesia Conciliar declara que la pedofilia no es un delito

Nueva escándalo de la Iglesia Conciliar, ésta vez con algo que es sumamente doloroso: la pedofilia, una de las características del nuevo sacerdocio.
El Cardenal de la Iglesia Montiniana Wilfrid Fox Napier, de sudáfrica dijo que la pedofilia no es una "condición criminal", sino una enfermedad psicológica. Él fue uno de los 115 electores de Bergoglio.
¿Que implica que se trata de una enfermedad y no de un delito? En primer lugar, que los pedófilos no son penalmente responsables, en efecto dijo a la BBC

No me digas que estas personas son responsables penalmente como alguien que decide hacer algo así.
No creo que realmente se puede tomar la posición y decir que esa persona merece ser castigado, cuando él mismo fue dañado.

¿Qué supone que la pedofilia sea una enfermedad? En primer lugar, que el pedófilo no es culpable ni responsable de los actos que realiza, el inmenso daño que causa, de las vidas que deja destruídas. Ésta es la Iglesia Montiniana, la Iglesia de la Hermenéutica de la Continuidad... la continuidad del Concilio Vaticano II.

lunes, 21 de octubre de 2013

Pristina Liturgica vuelve

Texto tomado del blog amigo Pristina Liturgica, donde se anuncia que vuelven a la carga.


BACK IN THE SADDLE AGAIN
Let us return to our sheep. From Maistre Pierre Pathelin.

To what must be the great delight of friend and foe, after a short and very productive sabbatical, Pistrina is ready to resume its good and holy work of exposing sede ignorance and cant.

We have lots of new material to share with you.

One of our great successes was drafting a summary of our surgically precise evisceration of the Blunderer's defense of one-handed orders.  It's now almost ready for translation into French, Spanish, Italian, and German.  In the future, no one will cite the Bonehead's work.

In addition, our Power Point presentation to the Lay Governance Congress met with great success, for the body voted to require re-ordination of any priest ordained by "One Hand" as a condition of employment. (The SW Ohio cult won't last forever, and the hapless young Levites, most of whom have no degree or profession, will need to look for bed and board in another chapel.)

Most fruitful of all was a lively discussion with a very lucid 89-year-old Dominican in Milan, an erstwhile student at the Angelicum, who concurred that one-handed conferral of priestly orders was sufficiently dubious as to call for conditional ordination.

But, whoa! We're getting ahead of ourselves. We still have some loose ends to tie up from our last two series, such as the saltus and Holy-Office policy. Plus, we're just about a month out from the Rev. Mr. Nkamuke's ordination to the priesthood, so we have to monitor that situation to make sure the rector, not "One Hand," is the ordaining bishop. (We're also interested in finding out who will attend: Will the so-called "bishop for Africa" be conspicuously absent from the priestly ordination of a future [and real in every sense] African bishop?)

We'll wait a week or so before we engage these important topics. During the hiatus, many of our supporters, detractors, and observers may have gotten out of the habit of checking-in regularly. After all, we don't want them to miss out on all the good information urging "One-Hand Dan" to seek conditional priestly and episcopal orders and then re-ordain those poor losers who received their orders from him.

Una misa cristera

El siguiente artículo nos fue enviado por nuestro amigo y colaborador Claudio, y tomado del blog católico Crónicas de un cristero.

… pasemos de largo delante de la Catedral de México, no nos fijemos en el derroche de belleza que hacen las fachadas churriguerescas de sus templos coloniales, entremos invisibles por la puerta aquella de una casa antigua de una céntrica calle, sigamos hasta la sala principal, ved que cuadro: se ha transformado el hogar en catacumbas, el sacerdote revestido con humildes vestiduras renueva sobre el ara, que a pesar de su pequeñez es siempre sepulcro de mártires, el Sacrificio del Calvario, habla en voz baja; los hombres pensativos y reverentes juran lealtad a Jesús y le piden fuerza para tolerar los tormentos y para dar la vida por Él; una respetable dama, que allí llora, hace a su Dios el sacrificio de sus hijos, y pensando en los verdugos dice al Señor:

“perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores…”

cubierta la cabeza con negros velos están unas doncellas, que tiemblan al pensar en la soldadesca y juran a Cristo amarlo con amor más grande que cualquiera otro que pueda hallar albergue en su corazón; los niños, sin darse cuenta de aquel misterio, de aquel silencio, adivinan que allí hay algo del Cielo y mandan al niñito Jesús nacido en el altar, un beso infantil, que es la protesta de amor de la generación de mañana. En medio de aquel triste silencio parece escucharse tan sólo la voz del Maestro que habla al sacerdote palabras de aliento y esperanza, el latido de los corazones que aclaman a Jesús y el vuelo de los ángeles; que en torno del Cordero y por encima de aquellas cabezas juegan con palmas de triunfo y con coronas de gloria para los confesores y los mártires de Cristo Rey.

Hermeneutica de la continuidad

La muerte de Montini/Paulo VI fue un acontecimiento que entristeció a poca gente, muchos miraron con esperanza a los dos cónclaves sucesivos. La llegada de Wojtyla/Juan Pablo II y el inicio de las gestiones con Monseñor Lefebvre abrió la puerta de una esperanza que pronto se vió, fue vana. Su larguísimo gobierno frente a la Iglesia Conciliar fue sucedido por el de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI. Para aquellos que no conocieron la Iglesia Católica, es decir, quienes vivieron antes del Conciliábulo "Vaticano II", los únicos modelos de "Papado" que tenemos son, en efecto, el de éstos dos modernistas. Naturalmente que Wojtyla y Ratzinger operaban en niveles diferentes. El polaco era mucho más mediático y carismático, claro continuador de Montini, en cambio, Ratzinger era un filósofo de una mente muy superior a la del modernista Azrobispo de Cracovia y en virtud del claro desastre adminstativo y teológico que dejara su predecesor, acuñó la fórmula de la "hemenéutica de la continuidad", que ya había utilizado años antes en algunos artículos de Concilium y algún que otro libro. Ratzinger redujo todo a una mera cuestión de hermenéutica. Como todo hegeliano, no puede desconocer su deuda con Kant. Para Ratzinger lo que había ocurrido era una mala lectura del Concilio, una lectura en clave de ruptura, a la que él proponía una lectura en clave de continuidad. ¿Vale decir que ésta fórmula había interesado a muchos católicos tradicionalistas? ¿Es necesario recordar la importancia que tuvo esa idea en la apostasía de Campos e incluso en el protocolo que firmara Monseñor Lefebvre para después denunciarlo?
Ratzinger fue el Papa de los convervadores en la Iglesia Conciliar. Él ofreció la mágica solución anglicana: una Iglesia baja, popular, evangélistica (si se me permite el término), con una Misa Baja (Novus Ordo Missae), coexistiendo con una Iglesia Alta, ritualista y conservante.
Su dimisión dejó al frente de la Iglesia Concliar a Bergoglio. Mientras que aquellos que formamos parte de la resistencia, no vemos ningún cambio, entre los fieles de la Iglesia Conciliar, especialmente los angloparlantes, encontramos nuevos "perplejos". Uno de ellos es el presbítero Dwight Longenecker, de la Iglesia Conciliar, quien, luego de un interesante análisis, concluye que Bergoglio (Francisco) no es sino el continuador de W y de Ratzinger, o mejor dicho " la floración y la apertura de todos ellos enseñaron".


La hermenéutica de la continuidad sigueDwight Longenecker
Hemos subestimado los efectos del largo pontificado de Juan Pablo II con su "papado extensión" de Benedicto XVI. Yo considero al papado de Benedicto una extensión de Juan Pablo porque fue por mucho tiempo la mano derecha de Juan Pablo, y su sucesor obvio y "guardián de la llama."
Juntos dirigieron la iglesia hace treinta y cinco años. Eso es mucho tiempo. Se trata de un largo tiempo, especialmente en un mundo que está cambiando tan rápidamente. Juan Pablo II y Benedicto eran papas europeos, así como, naturalmente, se arraigaron en sus experiencias en Polonia y Alemania, y los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y la dominación comunista de Europa del Este. Su espiritualidad y la comprensión de la iglesia fueron formados por estas presiones, así como la cultura católica de Polonia y Baviera.
El papado Francisco es un shock para el sistema. Todavía estamos tambaleando, no sólo por la renuncia de Benedicto XVI, sino también desde el final de una era. Nos sentimos como si los días de Juan Pablo II y Benedicto XVI hubieran terminado. Algo nuevo está pasando en la iglesia. Muchos en la iglesia no recuerdan nada anterior a los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI. Para los conversos, como yo, estaban mi papas. No me acuerdo de Pablo VI y Juan XXIII. Por lo tanto, Francis es un nuevo factor y una papa desconocido e impredecible. Él viene de una cultura diferente y se formó con una perspectiva diferente y con diferentes prioridades. Tenemos que tomar tiempo para parar, mirar y escuchar.
Pero, ¿es realmente tan nuevo? No lo creo. Durante la última semana he hecho un esfuerzo, como parte de mi investigación para hacer una charla en una conferencia sobre la Nueva Evangelización, Juan Pablo y el pensamiento de Benedicto XVI sobre la evangelización y la iglesia. Francisco no está diciendo nada nuevo. Él no sólo ha de continuar su enseñanza, sino que nos está mostrando cómo ponerlo en práctica. Su estilo es diferente, su énfasis es diferente y su perspectiva es fresca, pero eso es de esperar por quien fue elegido para el cargo. En mi opinión necesita ser más cuidadoso en sus declaraciones públicas y preciso en lo que está diciendo, pero el contenido básico de su mensaje es consistente y en continuidad con Juan Pablo II y Benedicto XVI.Mi ambición, por lo tanto, a medida que continúo para conocer y aprender de Francisco, es leer y releer las enseñanzas de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Sus enseñanzas iluminan papado Francisco y revelará la teoría detrás de las acciones y las palabras de la más profética de las papas. Os animo a hacer lo mismo. Seguir adelante y hacer su tarea. Leer tres encíclicas de Benedicto XVI sobre las virtudes teologales. Lea la carta pastoral de Juan Pablo II  en el nuevo milenio y la  Redemptoris Missio. Estos documentos -y otras personas del pasado iluminan continuamente presente y nos guía hacia el futuro.
Estamos acostumbrados a la tensión y la oscilación de la política en la que se eligió a un volante por derecha seguido de un extremo izquierdo. Estamos acostumbrados a las idas y venidas de la política en los que se hace ningún progreso claro porque no hay mandato claro de lo que debe hacerse. Estamos acostumbrados a que el remolcador y la controversia de la política en la que se toman las partes y las batallas se libran de manera constante.
Esta no es la forma en que el Espíritu guía a la iglesia. Es cierto que caemos en los campamentos de los progresistas y los conservadores y nos peleamos entre nosotros, pero éste es el camino del mundo. Este no es el camino del Espíritu. En cambio, el espíritu lleva tanto con el progreso y la continuidad en el mismo tiempo. Cada papado debería ser un paso adelante para la Iglesia, a partir de lo que ha pasado antes y explicar y desarrollo paso a paso el plan general del Espíritu para la Iglesia y el mundo.
Esta es también la forma en que debemos crecer espiritualmente en nuestras vidas individuales. Crecemos y avanzamos, sobre una base segura y llegamos a aprender y crecer a partir de lo que hemos aprendido y añadimos más sabiduría y comprensión a medida que crecen los corazones y las mentes que están siempre abiertos y en la búsqueda de la plenitud de la verdad.
Francisco no es una pausa de Benedicto XVI y Juan Pablo, sino la floración y la apertura que todos ellos enseñaron. Por lo tanto, para entender correctamente el presente y avanzar con confianza hacia el futuro, tenemos que mirar al pasado.

domingo, 20 de octubre de 2013

Homosexualizar a la población

El siguiente artículo fue tomado del blog amigo Legión Católica, cuya lectura recomiendo constantemente.



HOMOSEXUALIZANDO LA POBLACIÓN, UNA TÉCNICA DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL PARA SOJUZGAR


Estamos viendo como los movimientos gay están ganando protagonismo en la mayoría de los países desarrollados. Desde hace aproximadamente diez años la fuerza de los movimientos que defienden los “derechos de los homosexuales y lesbianas” ha tomado auge, a tal grado, que existe una política escondida para imponer el ideario de la cultura gay a todos los niveles de la sociedad, creándose una presión que puede definirse como el efecto Sodoma.
Esta acción de los agentes del Nuevo Orden Mundial trata de anular los principios bíblicos relacionada con lo que la Palabra de Dios la cual cataloga como “pecado contra natura” tal proceder, ya que se pervierte el uso natural del sexo entre hombre y mujer, para aceptar como normal la relación de personas del mismo sexo, algo que desde todo punto de vista es contraria a la naturaleza misma. Fue por ello que Dios destruyo las ciudades de Sodoma y Gomorra, de donde se desprende el término el “sodomía” el cual es indicativo de relaciones sexuales de hombre con hombre. La atracción y la consumación de gente del mismo sexo se puede tolerar como efecto de un problema psicológico, producto de una desviación, y de lo cual cada cual deberá dar cuenta a Dios, pero tratar de justificar e igualar tal conducta a la del matrimonio normal es inaceptable, tanto lógicamente como teológicamente.
Hace 10 años la empresa de los parques Disney Word estableció el día gay en sus centro de diversión, estableciendo un preceden que se ha extendido por todo el mundo. Además las compañías productoras de series de televisión y cinematográficas, siguiente la consigna de la conspiración Sodoma, hay infiltrado en sus producciones personajes gay y se ha tratado de enfocar tal conducta como graciosa, normal y natural. Esto ha dado paso al financiamiento de organizaciones promotoras de los derechos gay, las cuales cuentan con millones de dólares para financiar sus campañas, desfiles, publicaciones, pleitos judiciales, infiltración y manipulaciones de congresistas y diputados que apoyen desde los diversos congresos la las naciones, la aprobación de leyes favorables a sus fines. Pero aun han ido más lejos, han introducido personas claves en puestos de influencia social y política los cuales son homosexuales camuflados que trabajan a favor de estos grupos.
En muchos países gente con poder político y económico son agentes de la filosofía gay, financiando sus objetivos que consisten en establecer una sociedad en donde la conducta gay sea aceptada igual que el de los matrimonios normales, con derechos a casarse, adoptar hijos y proclamar sus enseñanzas. En la TV moderna es casi obligatorio ser homosexual explícíto. Y asi se busca por el efecto modélico que produce, sobretodo en los niños.

Esta ofensiva desea llegar aun más lejos, están tratando de anular los concepto teológico respecto a lo que se define como aberración homosexual y está llegando al colmo de promover la creación de una Biblia que elimine la censura a tal proceder, e incluso presentan al Rey David y el mismo Jesús como “gay”, usando para ellos algunos textos manipulados, como por ejemplo el de la relación de David con Jonathan, y el de Jesús con su discípulo amado, Juan. También se tiene elaborada una cartilla de educación sexual en donde se presenta la conducta homosexual y lesbiana como algo normal y natural, alentando a los estudiantes no solo a su aceptación, como algo normal, sino estimulando tal comportamiento.
Ya se ha dado el caso de grupos gay que han ido a escuelas de Estados Unidos a exponer lo felices que son en sus relaciones idílicas. Hay casos en donde Iglesias evangélicas en Estados Unidos han sido demandadas por grupos gay, debido a que han predicado contra tal conducta, y se dio el caso de un pastor en Suecia que fue condenado a la cárcel por atacar desde el púlpito el matrimonio gay. No está lejos el tiempo cuando se nos prohíba y persiga por condenar como pecado tal proceder.
El Dr. José Linares Cerón, uno de los dirigentes Pro-familia más importantes e influyentes del mundo afirma que el objetivo de la conspiración Sodoma es “destruir el matrimonio heterosexual. En realidad muy pocos de ellos quieren “casarse”. Pero el movimiento del homosexualismo político se vuelca en la exigencia del matrimonio para cambiar la sociedad y eliminar una institución en la que no creen. La acción más subversiva que pueden emprender los gays y lesbianas es transformar por completo la noción de familia. El activismo homosexual no quiere formar “familias como las demás”. Más bien, quiere llegar a que todas las familias sean como las suyas, para lo cual la clave es desmontar concepto arcaico y caduco como fidelidad, monogamia, compromiso, fecundidad, paternidad/maternidad, etc… Pero nosotros sabemos quienes son. Y estaremos listos para enfrentarlos, como a los falsos profetas de baal”.
Ha habido países, que como en Honduras, en donde se ha detenido la legalización del matrimonio gay y modificado la constitución para establecer claramente que “se considera un matrimonio la unión de un hombre con una mujer”, pero esto no garantiza que tal victoria dure mucho, porque dentro de los partidos políticos la conspiración gay esta colocan a sus agentes, y es más, cuentan con el suficiente dinero para comprar conciencias y medios a fin de manipular las leyes hacia sus objetivos. México, Argentina y otros países supuestamente católicos han aceptado tales medidas de legalización gay. Los países protestantes como Estados Unidos[3], Noruega[4], Dinamarca, Holanda y Alemania van por el mismo camino. España[5], el baluarte del catolicismo tradicional, tiene una ley de equiparamiento del matrimonio gay al normal muy fuerte, e incluso, se les otorga el derecho a adoptar niños.
La Fundación Rockefeller, Open Society de George Soros, el grupo de Warren Buffett, entre otros, financian muchos de estos movimientos de transformación social buscando impulsar el feminismo de género, el aborto, la homosexualidad y el libre consumo de drogas. La finalidad es moldear la sociedad de modo tal que sus integrantes puedan ser sometidos a sus planes de dominación sin que lo perciban y sin que puedan articular respuesta dado que el sistema “inmunológico social”, que antes se llamaba “sentido común”, esta totalmente alterado.

sábado, 19 de octubre de 2013

Ordenaciones en la Reja

Sólo unas pocas palabras: algunos de los que recibieron las sagradas ordenes son amigos muy queridos y he compartido con ellos, hace ya algunos años hermosas y fructíferas charlas, que me ayudaron a comprender de manera cabal que es la Iglesia Conciliar y que es la Iglesia Católica. Recuerdo con mucha alegría el día que recibí el sacramento de la confirmación de manos de Monseñor Richard Williamson, siendo mi padrino el Padre Jacques Berrou. Nunca había subido a un altar antes y recuerdo que yo estaba temblando. Cuando bajé luego de que me crismó no pude contener mis lágrimas.
Tampoco puedo olvidar cuando presencié las primeras ordenaciones en el Seminario Nuestra Señora Corredentora, de La Reja. Fue una ceremonia muy emotiva y hermosa, en ella se transmitía el mismo sacerdocio de Nuestro Señor Jesucristo, los jóvenes que allí recibían  el sacerdocio, tenian el mismo poder que los de los primeros años de la Iglesia, de aquella que fundó Jesucristo, de la misma Iglesia que los Apóstoles extendieron por todo el orbe y por la cual vertieron su sangre.
¡Cuánta diferencia con el nuevo sacerdocio de la Iglesia Conciliar! Un sacerdocio que no es católico, un sacerdocio que fue diseñado para el Novus Ordo, neo-modernista y neo-protestante.
¡Que contraste, además, con las ordenaciones express que algunos obispos de mano floja gustan conferir a quienes apenas si saben balbucear un rosario! Recuerdo cuando una tarde de semana fui la Reja. Ni en la universidad había visto semejante seriedad en el estudio. Ahora que lo pienso mejor, no sé porque esto me sorprendió entonces. En fin... un sacerdote requiere formación, requiere rectificación de costumbres, requiere espiritualidad, requiere una formación que, lamentablemente, algunos obispos no pretenden dar. Para ellos, mientras más ignorantes sus ministros mejor, porque entonces, ningún otro sacerdote ni obispo los recibirá y así, tendrá un grupo cautivo siempre presto a obedecerle y seguirle.
Recemos por éstos jovenes que el 12 de octubre recibieron las órdenes menores y el subdiaconado. Que el señor los confirme en la fe y permanezcan fieles a la Iglesia de siempre y no caigan jamás en las garras de la Iglesia Conciliar.




Juan José Squetino: ordenaciones diaconales y nuevo escándalo

Continúa la acción escandalosa y totalmente anti-canónica del obispo Conclavista Juan José Squetino. En menos de un año elevó a los dos modernistas Juan María Ibacache y a Cristian Muñoz sin ninguna preparación, de simples laicos a subdiáconos. En respuesta a las críticas que desde Sursum Corda se dirigieron a su accionar, escribió una carta en la que simplemente nos trata a todos sus críticos (especialmente a mí, por exponer con argumentos su accionar escandaloso) de fariseos.  No deseo ahondar en una carta en la que evidencia sus rabietas y que, sinceramente, carece de todo rigor y seriedad, ya que él no aporta un sólo argumento para sostener sus acciones, sino que tuerce palabras del magisterio, arrogándose una jurisdicción que no posee y violentando toda ley eclesiástica, incluyendo los cánones de los Concilios Ecuménicos. Todo ésto, con el único fin de preparar su cónclave.

Parece que el obispo cismático (porque él reconoce a Victor von Pentz / Lino II como Papa válidamente electo, aunque promueve un nuevo cónclave) olvida que la Iglesia es una sociedad visible, y que la Iglesia, se ha provisto de leyes que regulan su funcionamiento y organización.
Ahora, Squetino ordenó a éstos dos diáconos, ignorando las advertencias sobre ellos, que hace apenas un año eran fervientes modernistas de la Iglesia Conciliar. Esas advertencias fueron realizadas de manera continua y clara por personas que conocen bien a Juan María Ibacache y Cristian Muños Lillo. Sin ninguna preparación, violando todos y cada uno de los cánones del Concilio de Trento sobre la administración de las ordenes sagradas, el Obispo Juan José Squetino prepara febrilmente su cónclave, del cual saldrá electo Antipapa, para sumarse a la ya larga lista. Mientras trata de conseguir el apoyo de algunos obispos trasnochados y seglares ya en su senectud y que ya apoyaron éstas locuras, va ordenando algunos sacerdotes, no a imagen de la Iglesia Católica Romana, sino de aquella otra, la secta del Palmar de Troya, que ya antes de que Clemente Dominguez y Gómez recibiera el celestial nombramiento, contaba con sus propios obispos y sacerdotes.

San Vicente Ferrer ¡Ruega por nosotros!

viernes, 18 de octubre de 2013

San Isidoro: La conversión deficiente

San Isidoro: La Conversión Deficiente

I. Una conversión defectuosa lleva a muchos a los errores pasados y les echa a perder para el resto de su vida. El ejemplo de éstos debe, pues, evitarlo todo converso, no sea que, por empezar con desidia el servicio de Dios, se halle de nuevo implicado en los extravíos mundanos.
2. El que es negligente en su conversión, no se da cuenta que las palabras ociosas y los pensamientos vanos son perjudiciales, porque, si vigilase su desidia espiritual, al punto temería como horrendo y atroz aquello que consideraba sin importancia.
3. En toda obra buena hay que temer el fraude y la desidia. Cometemos fraude con Dios cuantas veces, a causa de nuestras buenas obras, nos alabamos a nosotros mismos y no a Dios. Y practicamos la desidia siempre que por abandono realizamos negligentemente las obras de Dios.
4. Toda profesión de este mundo tiene cultivadores celosos y resueltos a ponerla en práctica; y esto es lógico que suceda porque tienen presente la recompensa de su trabajo. Mas el arte del divino servicio tiene muchos discípulos negligentes, tibios, endurecidos por la inercia de su pereza; y esto acontece por cuanto su labor no se ordena a una recompensa en esta vida, sino en la futura. Así, pues, dado que la retribución del salario no alcanza en seguida a su trabajo, languidecen casi perdida la esperanza. De ahí que una brillante gloria aguarde a aquellos que llevan a término, con un resultado más positivo, los principios de la conversión a una vida ejemplar y que con tanta mayor brillantez se disponen a merecer el premio cuanto con mayor firmeza comienzan y llevan a término los trabajos del arduo peregrinar.
5. Algunos, en el fervor primero de la conversión, se aplican a las virtudes; mas, cuando van progresando, se aplican con tanto exceso a los asuntos terrenos, que se ennegrecen con el polvo del apetito más vil; por lo que el Señor dice acerca de las simientes: El sembrado entre espinas es el que oye la palabra de Dios y, a causa de las preocupaciones mundanas o de la seducción de las riquezas, ahoga la palabra, y resulta infructuoso
6. Los recién convertidos no deben ocuparse de asuntos materiales. Porque, si se enredan con ellos, al punto, cual arbolillos plantados, que todavía no tienen solidez en su raíz, son sacudidos a la vez que aridecen
7. A veces aprovecha a los conversos, para la salud del alma, el cambio de lugar, pues a menudo, con el cambio de lugar, se muda también el afecto del alma. Por ello, es conveniente ser arrancado, incluso corporalmente del sitio donde uno se entregó a los placeres, ya que el lugar en que uno vivió disolutamente trae a la consideración de su mente todo aquello que en él continuamente pensó y realizó.